Portada » Importa

Desarmados

29/12/2011 1 Comentario

Luis Alberto Lacalle Herrera

La diplomacia, a partir de la Segunda Guerra Mundial, con el nacimiento de innumerables entidades internacionales colectivas adquirió una nueva dimensión. Ya no se trataba de relaciones entre estados solamente, la acción estaba también en la ONU y sus centenares de organizaciones, en el FMI, los bancos internacionales, el GATT (hoy OMC), y demás.

La importancia de algunas de esas organizaciones llevó a que ante ellas  se acreditaran embajadores, como se hace ante las naciones. En otros casos se asignaba a la embajada ante el país sede de la vigilancia y participación en los debates y reuniones de las mismas. Así es que a la embajada de nuestro país ante el gobierno de Francia le cabe seguir de cerca las reuniones de la OCDE . Así es como debieron de funcionar las cosas, pero no funcionaron…

La actual Cancillería no funciona bien como estructura y el gobierno sigue una política exterior equivocada. El Ministerio de Relaciones Exteriores, la mitad de las misiones en el exterior están a cargo de personas designadas por méritos políticos, no entrenadas como profesionales diplomáticos. El gobierno se ciñe a una política exterior de coincidencia ideológica por encima de los intereses nacionales. Mala estrategia para un país pequeño, rodeado de acechanzas de vecinos que no nos quieren dejar vivir en paz, sin aliados a quienes recurrir a la hora de la dificultad.

El episodio con Francia tiene sus bemoles. Se sabia en la reunión del G 20 se trataría el “caso Uruguay” pues estaba en el  orden del día. Nos preguntamos si el embajador en París o el funcionario que debería, desde esa misión llevar nuestros asuntos, estaban  alerta. Si se informó a Montevideo o realizaron gestiones.

El Presidente Mujica estuvo hace pocos días con la Canciller Merkel, nos preguntamos si le planteo este tema. Mientras tanto la presencia de la Presidente argentina, que ya ha amenazado con sus intereses tributarios acerca de nuestro país, en dicha reunión auguraba tormentas. Siendo la Argentina deudora internacional de alto nivel, susurrar al oído de los acreedores que del Uruguay podrían salir los recursos para pagarles, debe de haber sido música para esos oídos.

Producido el estropicio, no se actuó, o se actuó a medias, en ese clima de temor reverencial que nos domina respecto de la Argentina y a esa tolerancia patológica respecto de la indiferencia del Brasil. La buena idea de un pronunciamiento solidario del MERCOSUR, murió en cuanto los porteños comenzaron a retener la pelota y a dar largas al asunto.

Panamá, también acusado, ha demostrado agallas. Su presidente viaja a Francia para encarar el Presidente galo. Así se hace, cuanto mas pequeños son los países, más guapos y decididos.

Aquí se nos mojo la pólvora, la solidaridad izquierdista puede mas que el interés nacional, o hay compromisos que nos atan las manos.

“Maneao y sin daga”, como en la bonita canción de Gardel, está el Uruguay. Desarmado en medio de un mundo hostil…..

 

1 Comentario »

  • Lonjazo :

    Arrodillados ante la prepotencia fascista del gobierno porteño sin tener expertos especializados en asuntos internacionales, y encima, como caracol, arrastrados atrás de presuntas afinidades ideológicas, mas ciegas que un topo, estamos enterrando una vieja y rica tradición de presencia y dignidad en el ámbito internacional.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.