Portada » Actualidad

Los Intendentes deben pedir perdón a la gente

16/12/2011 Sin Comentarios

Fernando Calvete

Discrepamos profundamente con la actitud del  Intendente de Cerro Largo pidiendo disculpas al Presidente de la República, ante la oposición de los  senadores blancos a  la patente única.

Disculpas tendrían que pedir los intendentes por varios motivos.

Porque se embarcaron en una solución que atenta contra  principios que el Partido considera esenciales para la convivencia democrática.  La potestad tributaria de los gobiernos departamentales y la autonomía municipal que se tira por la borda.  Principios que se dejan a un costado ante la visión de la zanahoria que se les pone delante. Que no chillen cuando, después de comida, desaparezca la zanahoria y aparezca el palo.

Por cortarse solos, comprometieron posiciones sin consultar, no ya a los senadores, sino al Directorio.  Entendieron que no tenían nada que hablar con la dirigencia del Partido en un asunto de gran importancia, presentándolo como un  fait accompli. Se apuraron a acordar con el gobierno sin pedir la opinión del Partido. ¿No tienen derecho los senadores a decir que es un desastre el arreglo?

Por olvidarse de la gente. Se aprueba una solución que en el mediano y  largo plazo obligará a la gente a pagar más. En varios departamentos subirá ya hoy la patente, pero en el futuro, no habiendo escapatoria posible, el precio de la patente aumentará.  Cada Intendente le echara la culpa a otro colega y las patentes subirán.

Se olvidan de la gente porque no se prevé que termine la persecución a los autos empadronados en otro departamento.

Por fomentar  la ineficiencia. Si los recursos van a aparecer de todos modos,  las intendencias no se esforzarán por trabajar mejor y a un menor costo. Montevideo -una de las que más protesta  y que más se beneficiará- es el mejor ejemplo de cómo se puede gastar un millón y medio de dólares por día sin que nada mejore.

Por vender espejitos de colores, pues en contra de lo que se dice, el acuerdo no asegura que lo que cada departamento recaude por patente lo vuelque a la reparación de la red vial departamental.

Por creer que todo vale, cuando se trata de arreglar con la UTE.

Por dejar pagando a los senadores,  pero sin renunciar a golpear para estar en las listas o en un ente autónomo cuando se pierde o es imposible ser reelecto.

Por no buscar soluciones lógicas y modernas que destinen el producido por la patente a la reparación de las calles y caminos, vinculando, por ejemplo, el aporte del propietario del vehículo  al consumo de combustible.

A la gente y al Partido tienen que pedir perdón.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.