Portada » Columnistas

Contra la violencia doméstica

09/12/2011 Sin Comentarios

Francisco Gallinal

La violencia doméstica es un flagelo que azota al país –mejor dicho, al mundo– desde hace muchos años y que recién en la última década ha empezado a adquirir mayor visibilidad a través de las denuncias, movilizaciones y puestas de manifiesto que han hecho las distintas organizaciones de la sociedad civil y también a partir de la importancia que se le empezó a dar a nivel parlamentario con la primera ley de combate a la violencia doméstica, de la que tuve el honor de ser miembro informante. Luego de lograr un conjunto de entendimientos y acuerdos respecto de las diferencias que se habían planteado entre ambas Cámaras, el proyecto de ley no solo prosperó sino que además ha sido de gran utilidad, sin perjuicio de lo cual es un tema que siempre debe ser centro de atención para ver de qué forma se puede seguir combatiendo este flagelo.

Tuvimos oportunidad de volver a referirnos al tema cuando se consideró el Presupuesto Nacional  y cada vez que ingresamos al estudio de la Rendición de Cuentas porque entendemos que todos los recursos y el apoyo que se le pueda brindar al Poder Judicial para el cumplimiento de sus obligaciones en esta materia son fundamentales. La creación de Juzgados especializados, la posibilidad de que los jueces actúen con técnicos que los asistan de manera tal de poder tener una dimensión completa de cada una de las circunstancias, la importancia que va a tener la modificación del Código del Proceso Penal y a la actuación de los Fiscales cuando cambiemos el sistema de instrucción, todas instancias propicias para incursionar nuevamente en el combate a la violencia doméstica.

Ahora lo estamos estudiando desde un ángulo distinto, ya no desde la prevención que hay que focalizar con mayor intensidad e importancia, sino desde un punto de vista que intente amortiguar las consecuencias del daño cuando ya está efectuado. De allí que se haya propuesto y aprobado en un proyecto de ley,  la creación de una pensión especial de estas características -con un alcance limitado- porque está referido solamente a los huérfanos de padres fallecidos como consecuencia de la violencia doméstica. Creo que en su momento podrá ser más abarcativo, en función de la experiencia que se obtenga  de la aplicación del proyecto de ley porque; en ese sentido, me parece que es interesante la propuesta que cuenta con las condiciones, las características, los montos y los períodos que de alguna manera van a ayudar a enfrentar económicamente momentos tan duros.

Detrás de la violencia doméstica o quizás en su cerno, está la cobardía del victimario pues solamente así se puede calificar esa insana acción que las más de las veces es violencia física, pero que muchas otras es también violencia psicológica, sexual, económica. Poco tiempo atrás autoridades del Ministerio del Interior informaban al parlamento que como consecuencia de los efectos de las drogas se producen muchos de los delitos de rapiña, y como consecuencia del alcohol los delitos de violencia doméstica. Vaya situación que sin dudas merece la atención del legislador para seguir combatiendo un flagelo que a medida que se profundiza su discusión, se hacen públicas las denuncias, se va ganando espacio en su combate y erradicación.

Más tarde o más temprano, esperamos que más temprano, se van a aprobar los nuevos Códigos del Proceso Penal y Penal propiamente dicho. De ambos esperamos muchos pero en lo que tiene que ver con la lucha contra la violencia doméstica, con la nueva función que han de desempeñar los fiscales apostamos fuertemente al nuevo código del proceso.

El combate contra ese mal es también parte del trabajo y la acción que todos los días se desarrolle desde todos los sectores de nuestra sociedad. No alcanza con legislar, por bien intencionadas y perfeccionadas que sean las normas. Es necesario desarrollar una cultura de denuncia, de puesta en evidencia, de desnudar las realidades de manera de dejar al descubierto a sus autores.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.