Portada » Columnistas

Rediseño y optimización del Sistema Educativo Formal del Uruguay (II)

02/12/2011 Sin Comentarios

Washington Matínez D’Alessandro

Esta semana nos toca incursionar en un nuevo principio que nos puede llevar a una grave confusión, en la que han entrado, como a un laberinto sin salida, el gobierno y su sarta de ineptos e incompetentes componentes y los gremios, que poco tienen de docente y mucho de politiqueros sectoriales dentro del frente, esto lo han hecho en forma sistemática y han convertido cualquier intento de diálogo en una verdadera conversación entre sordos. En la realidad no se dan cuenta que deben asumir cada uno su posición y lo que está dentro de su derecho y no entrometerse en el campo ajeno, pero para ello hay que tener claro los verdaderos e infranqueables límites de cada cual y el deber ser, por encima de cualquier querer ser por razones inconfesables, como ser usar la enseñanza con fines políticos partidarios. Esto no es nuevo a nivel gremial, recordemos la grandilocuente frase de la dirigencia del PIT-CNT al enterarse del triunfo electoral del Partido Nacional “Al gobierno de Lacalle ni un día de tregua”, para un gobierno electo con todas las garantías y transparencia electoral que goza nuestro país.

Segundo Principio.

“El Sistema Educativo Formal debe estar verdaderamente  inserto en la realidad nacional,  ser la avanzada en la generación de los recursos humanos, intelectuales y tecnológicos necesarios para el desarrollo y logro del modelo de país que se pretende alcanzar según consenso de los gobernantes”.

A ver si queda claro, es el sistema político, y es el gobierno resultante de las urnas, en nuestro sistema Democrático Republicano de Gobierno el que debe establecer un modelo de desarrollo. En un país, serio y maduro, cuando se habla de gobierno, y más aún cuando lo es para consensuar el modelo de país, estamos hablando de la mayoría y de la oposición y ese modelo es para ir avanzando en él, ir desarrollándolo e ir conduciéndolo al destino estimado posible y deseable para todos.

Así por ejemplo, si se considera por el sector político, que el desarrollo del Uruguay pasa por el desarrollo de las tecnologías de la comunicación y el procesamiento de datos y de la producción intensiva de alimentos de alto rendimiento, siendo esto lo deseable a corto, mediano y largo plazo, hay que tomar medidas desde el mundo educativo para que ello sea posible.

Obvio, que para lograr esos objetivos el país necesitará Ingenieros, Veterinarios, Agrónomos, Biotecnologías, Ingenieros Moleculares, etc, siendo estos los títulos de grado que deberán implementar las universidades, por lo que ya salimos del campo político y pasamos al campo docente, que implementará currículo, metodología y didáctica para lograr los mejores y más actualizados profesionales.

Queda claro que si se ha de fomentar este modelo de país productivo, a nivel de la educación media, las ciencias formales y las ciencias fácticas han de ser el núcleo duro del currículo.

Pero el hombre no es solo un instrumento de producción ya que es una unidad bio-psico-social-emotiva-productiva y por ende deberá verse en que otras áreas del conocimiento humano se deberá formar a los alumnos para ser una verdadera educación integral la que reciban y que como tal sea útil para su vida y para la sociedad toda.

Aquí se ve como no hay ninguna contradicción con el principio cero, más aún hay un estricto respeto de este, en cuanto a lo que corresponde.

Un buen ejemplo de lo planteado ut supra es lo que encontramos publicado en el informe de Pisa para Corea del Sur donde se establece:

Corea del Sur y Finlandia, a la cabeza

El país que mejor resultado ha obtenido es Corea del Sur. Hace años, en 2000, ya se encontraba entre los países destacados. Hoy por hoy, simplemente, es el mejor, superando a Finlandia, considerado hasta ahora el país modelo. El informe de la OCDE dedica un capítulo al milagro coreano y afirma que el Gobierno coreano, hace unos años, “consideraba que las aptitudes de los estudiantes debían ir aún más allá para afrontar los cambios que reclamaba un mercado de trabajo competitivo”. Una de las características del sistema educativo coreano, puesto de manifiesto por los expertos de la OCDE, es su apuesta por la excelencia, esto es, por los alumnos muy brillantes, a los que se intenta reconducir de manera que exploten toda su capacidad. También hay que tener en cuenta que Corea es uno de los países en los que los estudiantes más trabajan fuera de clase. Dos de cada tres alumnos coreanos acuden a clases de refuerzo. “Un estudiante coreano trabaja 10 horas al día”, ha resumido hoy en París, ciudad en la que se ha presentado el informe, Rafael Bonete, consejero de Educación de la Embajada española ante la OCDE”

Creemos que es bueno saber por qué hoy hacemos crisis y cuan profunda es ella, y que hay responsables, y que los mismos no deberían, no pueden quedar impunes.

En el ranking internacional: del puesto 39 que teníamos al asumir Rama,  pasamos al número 47, es un percentil 29 el del día de hoy, entre 66 países que intervienen en la evaluación externa de referencia o sea el Proyecto Pisa. Entiéndase claro si fueran 100 países 71 estarían sobre nosotros, casi estamos en el cuarto inferior del ranking, ¡Gracias Germán W. Rama!, su reforma nos llevaba a esto como lo anunciamos antes de que se ejecutara SU Reforma y lo más grave, es que hoy escuchamos al Vicepresidente, Cr. Danilo Astori defender la misma haciendo un verdadero alarde de ignorancia de los problemas que se enfrentan.

Nuestro país, en los últimos 17 años, ha entrado en caída libre.

La estafa de Rama consistió en bajar los niveles de exigencia lo que rápidamente se reflejaría en las estadísticas en un aumento de las promociones, las que eran a su vez “estimuladas” con presiones sobre los docentes.

La ética del trabajo y del sacrificio, esa que han fomentado los Coreanos y todos los que nos superan hoy largamente, no fue lo que se realizara aquí, la mediocridad, el que “pasen todos” ya que puede “traumarse el nene” y todos estos mensajes que han sido transmitidos y retransmitidos destruyendo el alma nacional, esa que construyeron nuestros abuelos emigrantes europeos que llegaron aquí sin nada y que sabían que sólo sacrificio, dedicación y muchísimo trabajo podía salvar su situación y la de su familia.

Solo en el diccionario,  éxito, se encuentra antes que trabajo y para lograr el éxito personal y colectivo necesitamos de trabajo y sacrificio colectivo y no de falsos, deplorables e incompetentes profetas, a lo Germán Rama.

Informe PISA (2009): Shanghai, Corea del Sur y Finlandia en primeros lugares… y Chile y A. Latina, al final…

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.