Portada » Lectores

Sí señores, no se puede

25/11/2011 Sin Comentarios

De los lectores: “José Antonio”

No se puede ver la realidad y seguir batiendo tambores, lanzando serpentinas o agitando banderitas tricolores.

No se puede ser tan obtuso de tener frente a sí un país que se cae, que poco a poco se va alejando cada vez más de los rieles del mundo y seguir diciendo que está todo bien.

No se puede repetir como un ave tropical que el país está blindado y ver cómo el Ministro de Economía pretende justificar un préstamo de U$S 260.000.000 “por si pasa algo”.

No se puede decir que estamos mejor cuando la deuda externa es la mayor que hemos tenido en nuestra historia.

No se puede seguir insistiendo que somos un país culto cuando el analfabetismo sube, la escolaridad baja, la educación no tiene norte,y el 50% de los niños de escuela no son capaces de responder preguntas básicas.

No se puede decir que estamos bien con nuestros vecinos cuando el del Oeste nos hace trampas continuamente, incluso incidiendo para que el mundo nos condene como “Paraíso Fiscal”, y el del Este nos pone aranceles para reducir nuestra entrada en su mercado.

No se puede decir que estamos bien y tener la mayor deuda por Petróleo que el País ha tenido jamás, porque antes este recurso se pagaba “al contado”, a sabiendas de que depender de un “mesías” o un “acreedor complaciente” era ponerse la soga al cuello.

No se puede decir que somos un país seguro mientras los delincuentes “toman turno” para asaltar el mismo comercio el mismo día y cuando si un comerciante desesperadamente se defiende debe terminar preso.

No se puede pretender basar todo el éxito de una gestión de gobierno en una ceibalita, la que dicho sea de paso, no ha tenido ninguna repercusión positiva en la educación, pero sí se ha llevado todos los recursos de la misma, haciendo que ésta deba desatender las necesidades mínimas de los centros educativos y de los salarios de docentes.

No se puede decir que la economía está bien cuando la inflación se remonta un 2% por encima de lo esperado, cosa que en otros países habría llevado a la gente a las calles a protestar.

No se puede decir que somos un país turístico y que ese puede ser nuestro punto de inflexión para saltar al desarrollo, cuando a los turistas no se les ofrece seguridad, no se les ofrece una sola ciudad limpia, e incluso no se mantienen las obras para su atracción y hasta se les expone a estar al borde de la muerte.

No se puede mantener que estamos en un país donde la democracia es respetada y tener una fuerza política mayoritaria cuyos legisladores votan por disciplina y no por razonamiento y convicción, y en empleo de eso enmiendan las decisiones populares.

No se puede decir que tenemos una justicia independiente y limpia cuando el Presidente de la Suprema Corte de Justicia muestra su flechamiento respecto a decisiones tan importantes como la revocación de una decisión popular y lo justifica con palabras tan ridículas como las pronunciadas por otro “emblema” de la tontería, de que “las mayorías no siempre tienen la razón”.

No se puede hablar de nuestros planes de salud cuando a la gente se le pone o se le impone un sistema dentro del cual no puede atenderse pues no tiene dinero para pagar un Ticket de asistencia, pero que si intenta recurrir a la Salud Pública tampoco se le atiende pues se le dice que ya tiene cobertura privada. Irónicamente bajo ese mismo método se “funde” a las instituciones privadas de asistencia médica.

No se puede estar orgulloso de un Presidente que sale a decir en el extranjero que somos unos haraganes, o que pretende vender el patrimonio nacional o que piensa y manifiesta que el futuro de los uruguayos puede ser “hacerle los jardines a los turistas”, por que de esa manera “así van viviendo”.

No se puede justificar a nuestras autoridades cuando en un lugar tan influyente en nuestra identidad nacional como la Secretaría de Educación y Cultura, se pone en cargo jerárquico a un inculto, y encima arrogante individuo sin el más mínimo antecedente que justifique esa posición.

No se puede intentar responsabilizar a las gestiones anteriores cuando se tiene casi cuarto de siglo en el gobierno departamental de la capital del país y más de 7 años en el gobierno nacional.

No se puede prometer al pueblo estar ya casi en el primer mundo, y que sin embargo ese mundo nos condene y amenace con sacarnos fuera del

circuito pues no sabemos mantenernos dentro de él y atendiendo las reglas de juego éticas, morales y políticas.

No se puede…o al menos NO SE DEBE.

Señores…NO SE PUEDE TAPAR EL SOL CON UN DEDO!!!! NO SE PUEDE O NO SE DEBE SER OBSECUENTE!!!!

LA OBSECUENCIA ES UNA DEMOSTRACIÓN DE ESTUPIDEZ, PERO CUANDO SE ABUSA DE ESA CONDICIÓN SE DEMUESTRA QUE YA NO SE ES ESTUPIDO SINO INMORAL!!!!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.