Portada » Columnistas

¿A quién le mienten?

25/11/2011 1 Comentario

Jaime Mario Trobo

La mentira tiene patas cortas, y una vez transcurrido algún tiempo se conoce la verdad. Eso le pasará al gobierno, una vez que el viento de cola atempere y la economía del País deba marchar con las dificultades propias de estas épocas. La imprevisión y el “remate” de beneficios y premios que el presupuesto público ha prodigado en los últimos años, con una actitud lejos de la prudencia que exige una etapa de bonanza, cobraran sus cuentas.

También los resultados de la desordenada carrera hacia la “justicia social” en la versión de algunos liderazgos políticos y sindicales de neto cuño ideológico, ha teñido las relaciones entre el trabajo y el capital de un ánimo revanchista y claramente clasista que guarda en su interior el afán de destrucción de la propiedad privada. Alguien duda que la aparición de “barones” sindicales al estilo argentino, que son omnipotentes en grandes áreas de la economía y amenazan de hecho y en acciones a la normal actividad de gran numero de empresas micro, pequeñas, medianas y grandes, al barrer, condiciona las equilibradas relaciones que deben existir entre el capital y el trabajo y agrede la seguridad que el país debe ofrecer?

La imprevista aparición de condicionamientos a nuestro comercio, por socios que deberían ser confiables, que impiden el transito de ciertas mercaderías, les imponen trabas o amenazan con aranceles, situaciones que deben resolverse por el mecanismo informal y poco serio de la “llamada telefónica a la presidenta…”. La falta de seguridades en el cumplimiento de los acuerdos, así como la dificultad para una dilucidación transparente y previsible de las controversias, entre otras dificultades, no hacen otra cosa que disminuir nuestras capacidades y afectar nuestras posibilidades.

Mientras estas cosas ocurren desde el gobierno, la orquesta suena al son de una música maravillosa, que nos ubica en el mejor de los mundos, en el que los riesgos son ilusorios y en el que nos “comemos los niños crudos” porque los demás son todos unos “nabos”.

Esta bien que las oficinas gubernamentales que deben montar la propaganda y “batir el parche”, cumplan su tarea ante sus mandantes y privilegien el autobombo, en definitiva es para lo que les pagan.

Pero que las mas altas jerarquías quieran edulcorar la realidad, tergiversando las amenazas y desorientando a la gente, no tiene justificación.

Las cosas no están bien, el gasto se ha disparado y cuando vengan las dificultades habrá que enfrentar la crisis asumiendo las responsabilidades, las tensiones sociales que se desatarán difícilmente sean controladas por quienes hoy se dedican a inflar el globo. Las exigencias y condiciones de los vecinos se harán sentir con mayor intensidad y las garantías que el país parece ofrecer para la inversión y el ingreso de capitales se diluirán. A esa realidad nos enfrentaremos y la única oportunidad de lidiarlas será con la verdad, la verdad que se esconde desde el inicio de la gestión de la izquierda y que se ha “sucuchado” aún mas en estos años.

1 Comentario »

  • Lonjazo :

    Gran pregunta la del título!
    A nosotros no nos mienten, nunca lo hicieron, porque no les creemos.
    Les mienten a sus propios seguidores, los cuales, ciegos y sordos, embrutecidos por la repetición de eslóganes, siguen votando y apoyando a un “gobierno” que no tiene ni idea para donde va ni donde está parado!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.