Portada » Importa

Sobre la interpelación al Ministro de Salud Pública

24/11/2011 Sin Comentarios

Jorge Zeballos

Hace muchos años las familias a veces llevaban a sus hijos a la playa e iban como se decía entonces a “pasar el día”. Ayer el ministro Venegas vino a eso al Palacio Legislativo a “pasar el día”. Si no fuera porque entre todos le pagamos el sueldo y le confiamos nuestro máximo capital que es la SALUD de nuestros hijos, nietos y la nuestra deberíamos sonreírnos por tamaña frivolidad, falta de respeto e hipocresía.

Le faltó el respeto al Senador Heber al no contestarle ninguna de las preguntas que le formuló, no en nombre propio sino de todos nosotros los ciudadanos de a pié que queríamos saber en qué, cómo y cuanto se gastó el dinero que entre todos ponemos para que este hombre administre. Por lo tanto también nos faltó el respeto a todos nosotros y a la Cámara de Senadores en general ,incluyendo sus propios correligionarios, no debería llamarnos la atención que no nos tenga en cuenta a nosotros ni a los Senadores dado que la ideología totalitaria que profesa este hombre lo hace odiar todo lo que tenga algún tufillo de Democracia.

Además demostró una soberbia sin límites al asegurar que el Senador Heber no sabía nada de salud y que por lo tanto no debería interpelarlo a El que si todo lo sabe. Habrase visto tamaña insolencia, no se precisa haber robado para reconocer un ladrón, ni haber ido a la facultad para darse cuenta que cuando alguien no tiene respuestas satisfactorias para brindar a quien le pregunta opta por hacerse el vivo y decir cualquier cosa y nunca referirse al tema en debate.

Por lo tanto y para terminar, yo como Ciudadano de este país y desde aquí, le Exijo al Ministro de Salud Pública que me aclare si es cierto o no lo que aseveró el Senador Heber que el director de Asse , Silva, contrata ,descontrata, hace sumarios y los deshace cuando quiere .

En caso de no recibir respuesta consideraré que lo dicho por el Senador Heber es verdad y por lo tanto el silencio de Venegas lo convierte en por lo menos un gran mentiroso y quién sabe, si no, en cómplice de las travesuras de Silva. También dejo constancia que en caso de recibir respuestas que satisfagan mi curiosidad por este mismo medio las daré a conocimiento y si es menester solicitaré las disculpas del caso a quién corresponda.

Y para terminar: la baboseada del final con los sandwichitos y la Coca Cola, mas el saltito del ganador con choque de manos estuvo de más. Pero más o menos nos pinta al personaje.

Hasta la próxima

 

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.