Portada » Importa

Denuncian relación de director de ASSE con empresa investigada

24/11/2011 Sin Comentarios

Interpelación al MSP. Luis Alberto Heber acusó al delegado de trabajadores en ASSE de estar vinculado con Buena Estrella y de favorecerla en compras directas Silva negó relación |  Empresa recibió observaciones del Tribunal

D. ISGLEAS/ F. CASTILLO – Diario El País

El senador Luis Alberto Heber denunció ayer la vinculación del director de ASSE Alfredo Silva con la empresa de limpieza Buena Estrella, investigada por sobrefacturación y otras irregularidades. Silva negó que exista alguna relación.

“Corrupción”, “acomodo”, “arreglo”, “abuso de poder” y “conjunción del interés público con el privado” son algunos de los calificativos con que el senador Luis Alberto Heber (Unidad Nacional) definió ayer la presunta vinculación del representante de los trabajadores en el directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Alfredo Silva, con la empresa de limpieza Buena Estrella que, según el senador, recibió del organismo adjudicaciones directas y ganó licitaciones en condiciones favorables para suministrar el servicio en varios hospitales públicos.

La empresa está actualmente siendo investigada por una sobrefacturación de $ 2,5 millones en el Hospital Maciel.

“Hay que hacer denuncia penal; hay abuso de funciones”, sostuvo Heber durante una extensa interpelación al ministro de Salud Pública, Jorge Venegas, a quien acusó de “mentir” al Parlamento y al propio Frente Amplio, al no informar sobre las decisiones tomadas por el directorio de ASSE.

Silva, que no estuvo presente en el Parlamento durante la interpelación, negó luego a El País que tenga alguna relación con Buena Estrella.

“El senador se hará responsable de lo que dice. Yo no tengo ninguna vinculación con nadie. El único trabajo que tengo, ya lo he dicho en varias oportunidades, es el trabajo con ASSE”

Según Heber, Buena Estrella pasó de ser una cooperativa formada por exempleados de Clanider a “una superempresa” con capacidad de operar simultáneamente en varios hospitales públicos. Heber dijo que fue contratada en forma directa por el Maciel durante diez meses a partir de setiembre de 2010.

En julio de 2011, Buena Estrella se presentó al llamado a licitación en el Maciel sin garantía y el llamado fue declarado desierto, con lo cual se la volvió a contratar.

El senador agregó que en enero de 2011 recibió la adjudicación directa en el Instituto Nacional del Cáncer (INCA), luego en el mes de abril se le adjudicó el Centro Auxiliar de Salud de Pando, y que en agosto de este año se le dio la adjudicación directa para el hospital de Rivera.

Heber dijo que Buena Estrella cobró en 2010 más de $ 7,5 millones y en lo que va de 2011 lleva ingresos por $ 30 millones por sus servicios a ASSE. “Es un gran negocio”, afirmó.

Además, Heber hizo escuchar al Senado una grabación de una entrevista a Ruben Rodríguez, uno de los directores de Buena Estrella, en la cual interpretó que el empresario “admitió la sobrefacturación” por los servicios prestados al Hospital Maciel.

“¿El señor Alfredo Silva arma empresas sentado en el directorio de ASSE?”, preguntó Heber en el momento de mayor tensión de la extensa sesión del Senado.

Consultado sobre estas declaraciones de Heber, Silva insistió: “No tengo idea de lo que dijo y no me interesa. No tengo ningún tipo de vinculación con Buena Estrella”.

 

“Acá lo que quieren hacer es sacar provecho de cosas que no existen. Es lamentable que en una interpelación, donde supuestamente hay tantas cosas para preguntar, se hagan este tipo de interpretaciones. Cada uno es responsable de lo que hace y de lo que dice”, señaló.

Tanto el ministro Venegas como el subsecretario Leonel Briozzo y la presidenta de ASSE Beatriz Silva, se empeñaron en negar que en el organismo haya “caos” como planteó Heber, afirmando que los problemas en la atención vienen de larga data.

Incluso, el subsecretario Briozzo sostuvo que en el sector público “no hay caos” sino “dificultades por el estado de la salud en anteriores administraciones”, y luego Venegas valoró que Uruguay sea ejemplo en América Latina por los índices que muestran la disminución de la mortalidad infantil y la mortalidad materna.

Pero las acusaciones a Silva continuaron dominando el trámite de la interpelación.

El senador nacionalista Carlos Moreira se preguntó “¿por qué no viene el señor Alfredo Silva al Parlamento, ya que siempre es cuestionado. Nadie dijo que él no tiene nada que ver (en las acusaciones). Quedó flotando”.

El exministro de Salud y actual senador de Vamos Uruguay Alfredo Solari recordó que en junio, cuando se votó su venia, dijo que Silva “no era representante legítimo de los trabajadores” de ASSE, y que en 2001 sus compañeros de la Colonia Etchepare “lo denunciaron por malos tratos”, además de que este año “fue denunciado en el Ministerio de Trabajo “por acoso laboral por la secretaria del directorio de ASSE”.

Solari planteó la situación como “un caso de corrupción creciente, prohijada por el partido de gobierno por no reglamentar una ley de 2007 que establecía condiciones para elegir representantes de los trabajadores”.

Precisamente, el ministro Venegas adelantó que el año entrante remitirá al Parlamento un proyecto de ley con modificaciones a la elección de representantes de los trabajadores en los organismos que integran el sistema de salud. “Me comprometo frente a esta Cámara a presentar el anteproyecto de ley que reglamente la participación social en todos los ámbitos para que en marzo de 2012 los señores legisladores puedan debatir al respecto y llegar a la mejor solución en la materia”, dijo Venegas.

Infecciosas. Hubo varios cruces directos entre Heber y el ministro Venegas, en particular cuando el senador manifestó que le “mintió al Senado y a la propia bancada del Frente Amplio”. Venegas reaccionó: “No acepto que se diga que he mentido. El senador interpelante no dijo una palabra de la salud pública, porque no sabe. Qué pobreza, qué tristeza, sus argumentos son algunos medios de prensa. A palabras infecciosas, oídos penicilínicos”, concluyó, molesto, el ministro.

Una moción de satisfacción y otra de censura pendiente

Dos mociones estuvieron a consideración de los senadores tras la interpelación al ministro de Salud, Jorge Venegas. Una de censura al jerarca y otra de satisfacción por sus respuestas.

Por un lado, los senadores del Frente Amplio respaldaron la exposición del ministro, y por 16 votos en 30 presentes declararon satisfactorias las respuestas del ministro Venegas.

Y por otro, la oposición representada por el Partido Nacional y el Partido Colorado, presentó una moción para que se convoque a la Asamblea General y a su vez ésta censure al jerarca.

Para que esto ocurra se debe convocar a una sesión especial del Senado. Y hasta anoche no se habían puesto de acuerdo en el día. Se manejaban dos fechas: el martes 29 de noviembre o el jueves 1° de diciembre.

Respaldo. Una vez culminada la interpelación, el ministro Venegas brindó una conferencia de prensa en la que estuvieron presentes, en señal de apoyo, todos los senadores frenteamplistas. Allí Venegas fustigó al miembro interpelante, el blanco Luis Alberto Heber.

“Creo que jamás ha caminado por un pasillo de Salud Pública”, dijo Venegas de Heber y lamentó que el senador nacionalista haya “puesto en duda” su “idoneidad ética”. También criticó a la oposición porque “no dejó” hablar del proceso de la reforma de la salud y la acusó de tener “amnesia”. “Se olvidan que fundieron ocho mutualistas en los noventa”, dijo. “La reforma llegó para quedarse”.

Buena Estrella bajo lupa de TCR

El Tribunal de Cuentas de la República (TCR) observó en varias oportunidades a la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) por los gastos que incurrió en la contratación de la empresa de limpieza Buena Estrella, que ayer fue eje temático de la interpelación al ministro de Salud, Jorge Venegas.

El 25 de mayo, el directorio de ASSE adjudicó por los primeros siete meses del año la limpieza del Hospital Maciel a la asociación civil Buena Estrella, conformada por exempleados de Clanider, cuyo contrato se rescindió en septiembre de 2010 a causa de maniobras de sobrefacturación.

Las autoridades de ASSE establecieron que el centro asistencial puede pagar “la cantidad máxima” de 18.000 horas de limpieza mensuales, a un costo de $ 127,50 más IVA cada hora. Ese gasto fue observado por el TCR.

El organismo de contralor señala que por mes, el Hospital Maciel puede contratar horas de limpieza “hasta por un máximo” de $ 2.799.900, “totalizando en los siete meses” $ 19.599.300.

El TCR observó el pago a Buena Estrella porque la “contratación ya se está ejecutando desde el mes de enero de 2011, sin la intervención preventiva de este Tribunal”, según reza la resolución.

Además, el TCR cuestiona el hecho de que la contratación de Buena Estrella se efectuó, en su momento, en forma directa por motivos de “urgencia”, pero sin embargo el contrato “se viene renovando desde el mes de octubre de 2010, lapso en que pudo culminarse el procedimiento de licitación pública en elaboración”.

 

Además, el TCR señala que para Buena Estrella, por su condición de asociación civil sin fines de lucro, el contrato con el Hospital Maciel no está incluido “en el objeto social establecido en su estatuto”.

En noviembre de 2010, el organismo de contralor ya había objetado la contratación de Buena Estrella. En octubre, el Hospital Maciel contrató por el lapso de un mes a esta asociación civil para que se hiciera cargo de la limpieza del centro asistencial por $ 2.799.900. Desde entonces, el contrato se ha ido renovando periódicamente.

En relación a ese contrato, el TCR lo observó porque ASSE remitió la información al órgano de contralor el 29 de octubre, es decir, dos días antes de que el acuerdo caducara.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.