Portada » Columnistas

Los políticos y sus estertores sobre el tema educativo. (Parte IV)

18/11/2011 Sin Comentarios

W. Martínez D’Alessandro.

La semana próximo pasada, tratamos de seguir viendo las necesidades de calidad y competencia que deben lucir las autoridades del sistema ANEP y las de entorno que se deben de sumar a las cualidades y calidades de quienes deben asumir el liderazgo y no esconderse detrás de su incompetencia y dentro de su escritorio como es el caso de las actuales autoridades. Tal es así que la Dr. Bianchi, directora del Bauzá, por el solo hecho de cumplir con las obligaciones inherente a su cargo, lo mínimo que se le debe exigir a una funcionaria, hoy es casi un ídolo, aclaremos que lo es de pie de barro ya que en el gobierno anterior fue secretaria del Codicen dejando más que mucho que desear su gestión, llevando adelante proyectos, como destituir a todos los coordinadores de Ciencia y Matemática de Secundaria y luego designando horas docentes de coordinación a los profesores de aula, dinero sin retorno productivo ya que ahora que les pagan para coordinar no tienen quien los coordine, en fin , esto es lo que hoy es para algunos el prototipo de lo necesario. Para nosotros es el prototipo de la que confunde autoridad con autoritarismo y que descomprime la situación interna del Bauzá con un show favorecido por los payasos del gobierno.

Pero vamos a lo nuestro, en este análisis de situaciones y oportunidades que no se concretan por incapacidad y por falta de vista a futuro.

Nosotros insistimos en que debemos dejar de lado la disculpa que el dinero no alcanza para la educación, el dinero sobra si se administra como se debe y vamos como siempre a los ejemplos concretos de cómo gasta el estado, lo mal que lo hace y como se dilapidan recursos que son de todos nosotros, todos los que pagamos impuestos, y en la medida que el estado es mal gestionado, el ejecutivo de turno lo soluciona aumentando la recaudación mediante impuestos y pauperizando el rubro cero, entiéndase el rubro sueldos.

Primer ejemplo, que no fue dentro de ANEP, sino dentro de ANCAP. Concurrimos a un Seminario internacional de Gas Licuado de Petróleo en Berlín, al llegar y confrontar lo que ANCAP había abonado por concepto de pago de alojamiento y por concepto de pago de inscripción encontramos que se había sobre facturado. Realizados los reclamos correspondientes nos reintegraron la diferencia que era como de 1500 euros en aquel entonces casi US$ 3000. A nuestro retorno realizamos una nota y procedimos a reintegrarle a la ANCAP ese dinero. Al otro día una funcionaria de Contaduría nos pide audiencia y nos explica que no existen antecedentes y que hacía, ya que le generaba un gran problema, agravado por ser euros y que ANCAP no trabajaba en esa moneda. Nuestra respuesta breve y dura: “señora va a la esquina y vende los euros y con el recibo y mi nota inicia un expediente para que ese dinero entre en las arcas de la empresa”. Sí, sí, léalo de nuevo ya que no tiene desperdicio y piense más allá de este tema puntual que nunca nadie había devuelto dinero.

Pero vamos a las compras del estado. Siempre hay un jefe de proveeduría, el que en general tiene amplios poderes para adquisiciones a solicitud de las autoridades y ello implica realizar desde simples memorias descriptivas de lo que se desea adquirir hasta efectuar complejos pliegos para licitaciones. Cuando asumimos en INFED 2000 al principio solo solicitábamos ver la planilla comparativa antes de realizar la adjudicación, la que es de estilo realizarla a menor precio, y es el mayor error que se puede realizar aunque es la forma de evitar confrontaciones y que le puedan a uno recusar la adjudicación, entiéndase “la cómoda” ya que es plata del estado.

Tenemos miles de casos para contar pero solo vamos a tomar un par de ejemplos:

Una licitación, para la compra de material de escritorio, a la que se presentaron decenas de empresas para venderle a el Programa INFED 2000 todo tipo de material de escritorio. Uno de los materiales solicitados era la cinta adhesiva en rollos de 30m y de tal ancho, … Se presentan como 25 propuesta cuyos precios variaban, a modo de ejemplo entre $5 y $30 por rollo, todas las muestras en igual caja y con igual marca. Pero usted se asombraría cuando comienza a ver las muestras, la más “económicas” no tenían goma, las de nivel medio de precio si la tenían pero con unas islas que ocupaban más del 60 % de la superficie y recién llegando al percentil ochenta u ochenta y cinco era una cinta adhesiva correcta. Se adjudica a la más económica de las que servían, ¿usted cree que queda allí?, ¡no!, lo vienen a ver los que perdieron por precio y le dicen como a nosotros: ”Nos resulta muy raro que se adjudique a quien cotizó al triple de lo nuestro” y hay que tener la camiseta del estado y del puesto bien puesta y contestar como lo hacíamos nosotros “¿quiere que llamemos a un escribano y labremos un acta de esta conversación, luego de traer las muestras por usted presentadas que demuestran que es un delincuente y que debe se excluido de la lista de proveedores del Estado?”, no gracias buenas tardes.

Otro caso más, teniendo conocimiento que el CES y el CEP compraban todos los años bancos que les duraban como mucho dos años para comprar las sillas de las aulas de INFED comenzamos a estudiar el tema en sus múltiples aspectos desde los ergonómicos hasta los constructivos y que encontramos: a.- que debe especificarse diámetro externo e interno del caño que se debe usar ya que de lo contrario espesor del hierro que le ponen es menor que un papel, b.- Que las soldaduras deben de realizarse en atmósfera libre de oxígeno, de lo contrario estas no resisten, c.- que la pintura debe ser electrostática y con determinadas condiciones, etc. Resultado, en vez de haber 30 proveedores hay tres o cuatro, las sillas son más caras que las que compraba el CES o el CEP pero hoy con casi treinta años siguen como si nada por lo que son muchísimo más económicas.

Por último, si bien el estado ha de exigir, y debe haber responsabilidad funcional en ello, también el estado debe cumplir en tiempo y forma con los pagos. Por ejemplo en FIVISA, INFED 2000 tenía crédito a sola firma, dentro del valor de la compra directa y CODICEN no tenía crédito ni se presentaban a las licitaciones de los Desconcentrados ya que no cumplían con los tiempos acordados de pago.

Una vez se adjudican pizarras Whiteboard a una persona que presenta un muestra de algo realmente muy bien hecho, nos piden audiencia y nos dicen que renuncian a la adjudicación, nosotros le preguntamos la razón de su determinación y nos dice que él trabaja solo en el taller con su hijo, y que para hacer los cientos de pizarras debía empeñarse en un préstamo, si no lo cobraba a tiempo los intereses bancarios lo iban a fundir. Nosotros le dijimos que no nos conocía pero que confiara en nosotros y cuando entregase las pizarras con la nota en contaduría nosotros le dábamos nuestra palabra que antes de los 90 días había cobrado. Así fue.

Por cada vez que dicen que no alcanzan los recursos materiales para la educación nosotros replicamos que cada vez se carece más de materia gris y capacitación y por ello nunca les ha de alcanzar.

Los profesores de INFED 2000 eran todos muy buenos docentes pero hubo que capacitarlos en el manejo del recurso informático y ello se realizó en servicio, pero además se los capacito en liderazgo y gerenciamiento ya que todos a su nivel deben manejar estas herramientas así como se los capacitó en técnicas de mejora continua y calidad total, lo que solo se puede lograr si cada uno aporta su cuota parte en el proceso. Hoy diríamos que nos quedó un solo debe como lo es el formar en responsabilidad medio ambiental.

La próxima semana ya comenzaremos con consideraciones de la estructura de una ¿nueva ANEP? y también todo lo que se ha dicho para solo justificar que son incapaces y hoy la situación de la enseñanza es dramática y ha de llevar años reencarrilar y lograr resultados que sean beneficiosos para los clientes, “los alumnos”, de la empresa más grande y más estratégica que tiene el Uruguay como lo es la ANEP que hoy en vez de desarrollar la inteligencia de sus “clientes” la demuele y la licua con lo que ello representa para el futuro personal y el colectivo.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.