Portada » Columnistas

Dignidad arriba, regocijo abajo

18/11/2011 1 Comentario

Francisco Gallinal

Las declaraciones del Presidente Sarkozy no solamente son inoportunas, sino agraviantes, ofensivas, inciertas, y no tienen el más mínimo fundamento. La trayectoria del país demuestra que es agraviante para una Nación como el Uruguay que se haya expresado en la forma en que lo hizo. Nuestro país cuenta con una tradición democrática ejemplar y aun en momentos oscuros supo defender y reivindicar su pertenencia democrática; tiene un sistema institucional de perfecta separación de poderes, con una independencia de acción del Poder Judicial, a lo largo de toda su historia, que lo honra; cuenta con prácticas administrativas en materia tributaria, financiera y económica que también lo honran; y, por sobre todas las cosas, aun en momentos de enorme dificultades, como las que le tocó atravesar en el año 2001 –por hacer referencia a la crisis financiera más cercana–, siempre honró y cumplió con sus obligaciones.

¿Qué es lo que le pedimos y planteamos al Gobierno uruguayo en estas circunstancias? Que la dignidad además de tenerla hay que hacerla valer. Que posterguemos la consideración de Tratados o acuerdos referidos a quienes nos presionan hasta el momento que consideremos conveniente.  La Bancada de Gobierno puede tener la tranquilidad de que nosotros vamos a tener la mano levantada para aprobar esos Tratados  pero no hoy; hoy, el Partido Nacional no está dispuesto a levantar su mano porque considera que es la mínima respuesta que merece quien ha agraviado a nuestro país y está ejerciendo una presión indebida.

En homenaje a la historia del Uruguay y en homenaje a nuestro Partido en sus prácticas antiimperialistas, nosotros no podemos aceptar esas presiones de ninguna manera. ¿Por qué? Porque consideramos que el país debe reposicionarse en este tema.

El señor Presidente está abriendo una ronda de consultas y el señor Ministro de Economía y Finanzas se ha reunido con dirigentes de los distintos partidos políticos para hablar de estos temas. Pensamos que esto se hace con el afán de buscar una posición común que cuente con el apoyo de todos los partidos políticos, son temas que merecen ser discutidos y que pueden llegar a ser compartidos, pero nosotros no debemos dar señales a los imperialistas de turno –que se descargan en un discurso que ya hemos calificado–, sino a nuestros compatriotas, que nos están mirando con preocupación por esta situación.

Tenemos que dar respuesta a los inversores, protegerlos si obtuvieron sus recursos en forma legítima –partimos de la base de que así fue; no en vano ha llegado tanta inversión al Uruguay desde Argentina, Brasil y tantas otras partes del mundo–, y decirles que vamos a ser exigentes y rigurosos para saber el origen, el destino y la transparencia de los fondos. Pero también vamos a ser exigentes y rigurosos al momento de defender las inversiones que se han hecho en el Uruguay porque nuestro país depende de ellas, como también depende de ellas el trabajo de los uruguayos.

¡Bien se cuidó el Presidente francés de no incluir en la nómina de los países a que hizo referencia a Naciones europeas que sí están en una situación irregular, y no regular como la nuestra! ¡Hagamos valer nuestro derecho! Somos un país de pequeña dimensión territorial, pero gozamos de un muy fuerte respeto en el concierto internacional; somos un país que goza de prestigio en los foros internacionales; somos un país que a lo largo de su historia se ha caracterizado por aferrarse al Derecho Internacional; somos un país que ha cumplido con sus responsabilidades y lo seguirá haciendo.

 

1 Comentario »

  • Lonjazo :

    Dignidad arriba y regocijo abajo. Una frase que dice mucho. Porque si no hay dignidad arriba, tampoco hay regocijo abajo.
    Es que estamos gobernados por gente sin dignidad, sin valores democráticos ni amor por la patria.
    Patria, no cualquiera, no otra, ESTA, la NUESTRA.
    Excelente artículo Pancho, gracias.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.