Portada » Importa

La amenaza de Sarkozy

10/11/2011 Sin Comentarios

Jorge Azar Gómez

El Presidente de Francia, Nicolas Paul Stéphane Sarkozy de Nagy-Bocsa, más conocido como Nicolás Sarkozy, cumplió lo planificado con la Presidenta de Argentina en la reunión que tuvieron en París en setiembre de este año.

No hay que olvidar que, el 14 de setiembre pasado, la presidenta de marras, en una reunión privada, de casi una hora, que mantuvo con el Presidente de Francia en los jardines del Palacio del Eliseo, le insistió sobre la necesidad de ejecutar una acción coordinada contra los paraísos fiscales, dentro de los cuales incluyó a Uruguay.

Sarkozy apoyó aquella opinión, señalando que ese sería un importante tema para el G-20, iniciativa que se concretó como ya es de público conocimiento.

Es decir que Sarkozy ejecutó el plan ideado por la mandataria argentina.

Ésta viene, desde hace tiempo, acosando al Uruguay en diversos foros internacionales y ante la diplomacia bilateral. Ello a pesar de que, claramente, la Señora Fernández se beneficia de algún “Paraíso Fiscal” que le estaría refugiando los casi 1.000 millones de dólares que su marido sacó de la Argentina en tiempos en que era gobernador de Santa Cruz, fondos sobre los cuales aún no habría vuelto ni capital ni intereses.

El Presidente de Francia, al cierre de la cumbre de la G20 , concretó el plan elaborado con su par argentina y declaró a la prensa: “No queremos paraísos fiscales. El mensaje es claro, los países que siguen siendo paraísos fiscales con la ocultación financiera serán apartados de la comunidad internacional”.

“Antigua y Barbuda, Barbados, Botsuana, Brunei, Panamá, Seychelles, Trinidad y Tobago, Uruguay y Vanuatu no tienen un marco jurídico adaptado a los intercambios de información fiscal”.

Las afirmaciones despertaron, como es público y notorio, una fuerte indignación en el gobierno y la oposición. Inmediatamente, el Presidente José Mujica hizo llamar en “consulta” al embajador de Uruguay en Francia.

Simultáneamente el canciller Almagro entregó una queja formal al encargado de negocios de la embajada francesa en Uruguay, Stephane Toulet, quien esa misma noche (viernes 4) dijo que la elevaría a la Cancillería de su país.

El diplomático francés, como lo han hecho otras jerarquías extranjeras y nacionales, se burló del Canciller Almagro, al expresarle que no sabía para qué lo habían llamado, y que tampoco conocía lo que había expresado su Presidente. Insólita respuesta de un representante diplomático que dice desconocer lo que su máximo jefe expresó sobre el país donde él está acreditado, y en un foro de la importancia que aparentemente tiene la cumbre del G20.

Sarkozy, hasta la tarde de ayer, viene ignorando y despreciando la queja formal que le presentó Uruguay el mismísimo viernes 4, lo que demuestra, además de la ignorancia, la arrogancia del Presidente de Francia. No cabe argumentar que hubo de por medio un fin de semana, pues para la diplomacia, al tratar temas tan delicados, no hay feriados ni sábados ni domingos.

Tanto el gobierno como la oposición cerraron filas ante el desconocimiento exhibido por el jefe de estado francés quién, entre otras cosas, olvidó que Uruguay tiene vigente un tratado de información tributaria con su país desde hace más de un año, sin perjuicio, además, que la OCDE no tiene aún reglamentadas las sanciones para quienes se aparten de sus normas, por lo que sería imposible marginarnos de la comunidad internacional.

Los dos vecinos y socios de Uruguay en el Mercosur se encontraron en esta cumbre del G20 cuando Sarkozy lanzó su amenaza contra Uruguay. Ni Cristina Fernández de Kirchner ni Dilma Rousseff reclamaron por su socio en el Mercosur. Ante la ominosa actitud, e incomprensible silencio, no se puede entender cómo ambos paises aceptan como socio a un miembro que es acusado de ser “paraíso fiscal”, y más teniendo en cuenta que el Embajador de Francia en Uruguay, recién llegado de su país con las manos vacías, afirmó que su presidente habló en nombre de la G20, incluidas ambas naciones, y no en nombre de Francia, lo que agrava aún más la complicidad de los gobiernos de Argentina y Brasil.

Pese a que la senadora del MPP Lucía Topolansky añadió renovado ingrediente a la polémica al afirmar que la oposición realizó un “sabotaje” contra el gobierno por sostener que Argentina estuvo detrás de la amenaza del mandatario francés, cabe recordar que el actual Vice Presidente de la República y ex ministro de Economía, Danilo Astori, dijo en una conferencia de prensa fechada el 6 de abril del 2009 que Argentina influyó decisivamente en la inclusión de Uruguay en la “lista negra” de la OCDE de países “no cooperantes” en el intercambio de información fiscal.

En esa reunión con los medios, al ser consultado sobre si el gobierno argentino tuvo relación con la medida de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Astori respondió: “sin duda, sin duda”.

La OCDE había publicado ese mismo año una lista de los “paraísos fiscales”, entre los que figuran como países que menos cooperan en el intercambio de información tributaria Costa Rica, Uruguay, Malasia y Filipinas.

Sobre la eventual participación argentina en la inclusión de Uruguay en la lista, el ex ministro y actual Vice Presidente dijo, en ese momento, que hasta hace unos días tenía la “sospecha”. pero “ahora no tengo más” y señaló su certeza del hecho.

Todo esto concuerda con lo pactado entre Francia y Argentina en la reunión de los dos mandatarios el 14 de setiembre de este año.

Ahora no se sabe quién miente, pues el portavoz de la cancillería francesa dice que su presidente habló en nombre de todos los integrantes de la G20 e intentan darnos una lección de ética al decir que “confía en la buena voluntad de Uruguay de luchar contra la evasión fiscal”,  el Canciller Almagro dice desde Brasil, que el Vice Canciller de Brasil le dijo que Sarkozy  habló en nombre propio y sin el visto bueno de los integrantes de la G20, Almagro ya mintió en Uruguay cuando dijo que Argentina No tenía que ver en el tema y el mismo día el Canciller Timmerman confirmó por TV que su presidenta había solicitado y puesto como condición, que no se tenga piedad con los Paraísos Fiscales.

Miente Francia ? Miente Brasil ? o nuevamente miente Almagro diciendo que en Brasil le dijeron lo que le dijeron?, Itamaraty no emitió ningún comunicado?, no hubo portavoz de la Cancillería de Brasil ? Almagro tiene alguna documentación que vale lo que dijo que le dijeron?, en Brasil son muy profesionales al fijar sus posiciones, no las dicen al oído.

Si bien estamos de acuerdo y compartimos las enérgicas medidas dispuestas por el Presidente Mujica, quien esto escribe considera que es necesario que el Uruguay despliegue de inmediato un enérgico lobby, así como también una amplia inteligencia internacional, acudiendo a todos los organismos internacionales a defender y aclarar su posición. Es fundamental actuar de la misma manera en la diplomacia bilateral, instruyendo a los embajadores para que presenten notas en las respectivas cancillerías, contraatacando así las amenazas y la falsedad de las acusaciones del presidente francés.

Simultáneamente, el Uruguay debería presentar ante Naciones Unidas una carta aclaratoria de la situación, solicitando que la misma circule como documento oficial en su Asamblea General y en la comisión correspondiente; lo propio debe hacerse ante la Organización de Estados Americanos, Mercosur, Unasur, y la OCDE, a criterio de que dicho instrumento circule entre los países miembros de dichos organismos.

Muchas veces, leímos y elogiamos las brillantes intervenciones que en su país tuvo el presidente de Francia. Ello no nos impide señalar que hoy, Sarkozy, no vacila en utilizar a su provecho los foros internacionales, como válvula de escape para tapar los graves problemas por los que atraviesa su país y los restantes integrantes de la Unión Europea en lo económico. Estas naciones, todas, deambulan sin rumbo cierto para mantener con vida esa declamada y proclamada “unión”, en tanto advierten con preocupación que la Primavera Árabe podría estar cimentándose cimentándose en la mismísima Europa.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.