Portada » Columnistas

Renegando el imperialismo

04/11/2011 1 Comentario

Mariana Cabrera

Mientras en nuestra clase de sexto de Derecho de bachillerato nos introducimos dentro del tema “Dictadura”; una temática por lo pronto delicada para educar sobre todo por los pocos e involuntarios intentos de contar la historia con neutralidad, el magistrado intenta  a la vez incluir la “yapa”, contagiando el virus fanático y anti crítico a los alumnos con ideas bastante equívocas sobre temas de imperialismo y capitalismo, y así como dice el dicho: “de paso, cañazo”.

Antes de que el gobierno frenteamplista se hiciera más visible y más práctico en los hechos, personalmente creía que en oposición a esas ideas que los profesores tildaban de fantasmagóricas y aberrantes sobre “ultraderechistas” y “oligarcas, había diferentes individuos que lograban comulgarlas en un partido político en particular, como lo es la coalición disímil que hoy nos gobierna.

Años más tarde, y no tantos de demostraciones paupérrimas y de baja calidad en contenido, me he dado cuenta que los predicadores principales de estas ideas se encuentran acallados bajo el hormiguero trabajando, militando a trasnoche, inculcando ideologías y creyendo en utopías, acechando bajo la sombra en busca de cualquier tipo de oportunidad que sirva para sesgar la historia y contar lo que verdaderamente conviene, mientras los verdaderos dirigentes defienden ideas que son bastante contradictorias a lo que dicen en actos políticos en los que se envuelven en una bandera, repartiendo calcomanías e “inventando la paz así sea a ponchazos” como lo plasmaba uno de sus máximos atractivos y referentes, como lo fue Benedetti.

Yo hoy, dadas las circunstancias me pregunto dónde está el anti imperialismo de Mujica en su maña y gobierno “pragmático”; como con el tiempo aprendió a decir y se lo memorizó como mecanismo de defensa de su administración, mientras tanto se paseaba en un Mercedes Benz por los países y ciudades más globalizadas del mundo que pertenecen al “circuito capitalista mundial”, y en Uruguay nos seguimos arrancando los mechones por una ley ahora innovadora y desde mi punto de vista anticonstitucional…

¿Dónde está al mismo tiempo el anti imperialismo de Vázquez que le pide ayuda a un portaestandarte como lo es Estados Unidos cuando comenzó a entender que no solo con fanatismo se gobernaba, y que alevoso sale a la prensa a difundirlo? ¿Dónde está el rechazo furioso al capitalismo de los diputados frentistas, que en sus bancas no entra ni un aparato más de tecnología de último lanzamiento, y utilizan las redes sociales producto de la globalización para comunicarse y endulzar a nuevos militantes?

El gobierno actual nos ha hecho estancarnos en el tiempo. Gobernando con resentimiento y encontrando siempre una excusa para trasladarnos hacia el pasado en lugar de mirar hacia el futuro. La tolerancia de nuestra sociedad poco a poco comienza a dilucidarse y a derrumbarse cayendo hacia el vacío; y con esta nuestra venerada democracia.

Siguen haciendo creer a sus mayorías en ideas que son imposibles de llevar a la práctica, engañando con un pragmatismo social y denigrante que nos lleva a quedarnos rezagados frente al mundo entero, generando pena y lástima por ser un país pequeño, sin proyectos a futuro en educación, en seguridad, en integración, en desarrollo nacional y por tener además un presidente que parece salido de una canaleta y se muestra con poca humildad.

Pena me dan los cuántos militantes que aún siguen dormidos en los laureles soñando con “el país de la alegría”, y más pena aun me dan los miles de uruguayos que pedimos a gritos respuestas a los problemas de actualidad que nos persiguen incansablemente y que no podemos resolverlos, porque por lo visto tenemos gobernantes a los que les pagamos con nuestros impuestos para que lo hagan mientras estos se deslindan de la responsabilidad apuntando constantemente a medir  el fanatismo que abarcan sus filas.

Al fin y al cabo, solo queda pensar que no hay más ciego que el que no quiere ver, y que siempre que llovió, paró. Esperemos no quedar bajo agua antes de que sea tarde.

 

1 Comentario »

  • Iliana Bellón :

    Sucede que supuestamente la historia la cuentan los vencedores, pero el grupo contrario la desvirtúa. En este caso los comunistas que nos gobiernan en cada rincón y ámbito de todo trabajo o “laburo” como ellos comúnmente expresan con sus palabras esta apestado de sus ideas, sean subliminales o demasiado directas como tenemos muchos ejemplos en nuestro Instituto.

    Pero terminan aplicando en sus vidas una de las mejores frases en lo que a mi concierne del diplomático filosofo y político El señor Nicolas Maquiavelo que dice lo siguiente: “Es de gran importancia disfrazar las propias inclinaciones y desempeñar bien el papel de hipócrita.” Contrario a las ideas de los comunistas pero es una verdad que nos inunda cada vez mas ya que el comunismo no aceptaría JAMAS ayuda de un país capitalista mucho menos del gran pulpo como lo es Estados Unidos. Ni siquiera solicitaría ayuda al mismo. Deberían mendigarle a sus pares, como Cuba por ejemplo.

    “¿Que clase de comunismo es este?” La respuesta al mismo debería esclarecer la siguiente utopía; El helado caliente. Un partido comunista que se ve respaldado y que confía en el capitalismo. Es indignante.

    Esperemos que la mayoría del pueblo Uruguayo se percate del horror que cometió al votar y que en las próximas elecciones se va un cambio brusco y favorable para el país.

    Excelente artículo Mariana doloroso, pero muy real.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.