Portada » Columnistas

Bicentenario Izquierdista

04/11/2011 1 Comentario

Magdalena Straneo

Majestuosamente, de primer mundo pero de manera exageradamente ostentosa se festejó el Bicentenario del proceso de emancipación del Pueblo Oriental, en una fecha que recuerda el día en que el general José Artigas fue elegido, por el pueblo armado, General en Jefe de los orientales, en la asamblea de la “quinta de la paraguaya” el 10 de octubre de 1811.

Ahora, el pueblo uruguayo ¿sabe que se estaba festejando? Claro, el Bicentenario, pero ¿el Bicentenario de qué? ¿Por qué? Igual, la gente masivamente se volcó a las calles a festejar ese Bicentenario, convocados por el gobierno con una invitación muy tentadora, ya que el espectáculo fue muy promocionado y publicitado, generando altas expectativas, las cuales fueron cumplidas.

Fue un espectáculo sumamente atractivo: música, baile, más de 15 minutos de fuegos artificiales en dos puntos de la capital del país, una pareja bailando tango colgados de un edificio – sí: el piso del salón de baile era la pared de un edificio -, costumbres adquiridas como propias con el paso del tiempo, etc.

Y es justamente en costumbres adquiridas como propias con el paso del tiempo en donde me gustaría detenerme. ¿Realmente se reflejó al uruguayo con ese bicentenario, o se reflejó lo que este gobierno quiere hacernos creer que somos los uruguayos? Por tanto es indiferente en que fecha fue realizado, tema muy debatido, ya que los festejos fueron realizados desde el gobierno, no desde las instituciones con intelectualidad.

El gobierno sustituye los términos serios de los historiadores y produce ideas pro-gobierno. Cosa que tan natural resulta a este gobierno de izquierda, que con gran habilidad se ha metido y adueñado de ámbitos como el de la enseñanza, la cultura, la música, la recreación en general, buscando aglomeraciones de gente e introduciendo sus ideas.

El historiador español Profesor Juan Marchena, en una de sus exposiciones hechas en Uruguay respecto al Bicentenario transmitió, además de haber sido testigo de casi todos los Bicentenarios de América Latina, que se estaba celebrando el “ya somos uruguayos, ahora tenemos lo que queremos y creen que eso se hizo cuando se construye la nación. Personas que no fueron parte de la construcción de esa nación pero que se sienten uruguayos en esa colectividad, somos nación es igual a somos nosotros, los uruguayos”.

Por tanto soy uruguayo porque me gusta lo popular, porque me gusta la murga, porque que me gusta el Rock del tipo “No te va a gustar”, porque votamos al frente amplio, este Gobierno que en apariencia tanto nos está dando.

Pero, ¿provocó en todos los uruguayos una “reflexión histórica”? ¿Realmente representó a “todos los uruguayos”? ¿Mostró las costumbres uruguayas en su esencia? ¿Fueron democráticos, representativos, de toda la sociedad uruguaya, de todo el pueblo oriental, en los festejos?

Personalmente, y supongo que con muchos más, no me identifico con ese “ser uruguayo”, y mucho menos creo se haya representado el pensamiento artiguista, ni la emancipación del pueblo oriental, como tampoco así la lucha que tuvieron para que actualmente nosotros disfrutemos de la libertad que estamos festejando. Sin embargo sí soy y me siento muy uruguaya. Y finalmente, la pregunta que abre más respuestas para más adelante: ¿dónde queda la representatividad de los pueblos?

1 Comentario »

  • hilda :

    interesante y totalmente compartible, sobre todo en el ser uruguayo y en la manera en que este gobierno se introduce en los medios, en la educación y en las expresiones populares, utilizandolas como forma de adoctrinamiento y desinformación.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.