Portada » Actualidad

Corruptos: ¡voto obligatorio: nunca más!

28/10/2011 Sin Comentarios

Jorge Azar-Gómez

El día jueves 27 de octubre, marca una mancha negra en nuestra democracia y lo que es peor, se llevaron por delante nuestra decisión y nuestro voto.

La Cámara de Representantes aprobó, a las 2:14 horas de hoy jueves, por 50 votos en 91 legisladores presentes —solo votó a favor el Frente Amplio (FA)— el proyecto de ley que declara que los delitos cometidos durante la dictadura son de lesa humanidad, con lo que se elimina la prescripción de los mismos,ignorando los plebiscitos de 1989 y 2009 donde por mayoría se ratificó la ley de Caducidad, vigente desde 1985.

En Uruguay el Pueblo, está abrumado, indignado,violentado e insultado.

¿Qué sentido tiene que el voto sea obligatorio, si después una mayoría parlamentaria circunstancial, corrupta y acéfala, que reniegan de la Constitución y no abjuran de sus actos fallidos y esgrimen la Libertad y la Democracia como si ello los autorizara a hacer lo que se les antoje, irresponsablemente y sin mayores preocupaciones?.

Realmente nuestro diccionario, contiene cientos de palabras para definirlos mejor.

Estos activistas acéfalos,  que no se retractan de sus maledicencias, y de forma aceda,  manipularon la decisión del pueblo  para obtener beneficios políticos, de otra forma inalcanzables, directa o indirectamente, sin importarles, para nada, los asuntos que afectan al pueblo.

Decía el Dr. Lacalle que nunca tuvo que soportar 30 minutos de agravios, yo complemento al Dr. Lacalle diciéndole que el pueblo que voto dos veces en contra de anular la Ley, también se sintió doblemente agraviado por el comunista Lorier y en su voz por todo el Gobierno, pues además de recibir los insultos, con la hoz cortaron las páginas de la Constitución y con el martillo la machacaron hasta dejarla ilegible, es que para ellos a la Constitución hay que violarla para conocerla.

Debería existir, y aplicárseles, un baremo político, especial, para que en lo sucesivo no puedan, ni pretendan, ser paladines de la legalidad, quienes avergüenzan con sus acuerdos a los ciudadanos, vulnerando la Ley  a sabiendas, con un descaro extraordinario, lacerando cuanto encuentran a su paso.

Desde el día 27 de octubre, este grupo de activistas parlamentarios se han colocado “por encima de la Constitución y del Soberano” desoyendo las dos veces que el pueblo les dijo que NO y  los informes de los más reconocidos juristas, y la complicidad  del Señor Presidente que se ha alineado (no creo que por afinidad ideológica ni logro de metas, de ser así me estaría equivocando) con un grupo político que últimamente ejerce de intencionado asesor.

Esto retrata, perfectamente  a los personajes y descubre cuál es su meta, sin importarles, para nada, ni el modo ni el medio. Toqueville en su libro, Democracia en América, advertía que “la excesiva pasión que contraen las personas por adquirir, el placer del poder y la fama, que no les es dado, les entrega al primer señor que se les presenta”.

Me dirán, como tienen por costumbre, que miento, porque llaman mentiroso a todo el que no piensa como ellos,  pero como sé que no es cierto, no es mi problema, sino el suyo.

En el camino olvidaron que, “en el proceso democrático, son necesarios los líderes, incluso si la calidad de su liderato no es lo perfecta que deseáramos” (Hyman G. Rickover), y al Señor Presidente con su rocambolesca verba se le hace difícil ser líder y a partir del 27/10 , si promulga la ley y no la veta, quedará demostrado y comprobado que es el presidente de los frenteamplistas, ya no será mas el Presidente de todos los uruguayos.

Lo que hace el liderato difícil es que el cargo de jefe lleva implícita mucha autoridad, pero poco poder. El poder es consecuencia de la personalidad y de realizaciones tangibles, la autoridad es otra cosa. Todo el que disfruta de un puesto de poder necesita rodearse de subordinados empeñados en conseguir los mismos objetivos, insisto los mismos objetivos, sean estos buenos o malos, mejores o peores. La diferencia fundamental entre mejor y peor no ha cambiado nunca, la diferencia está en que ahora apenas se señala lo mejor, pero se cita lo peor continuamente y esto jugará en contra del Presidente Mujica.

Ese no es el camino, olvidó el Señor Presidente que la situación del líder empeora,  pierde crédito, como tal, si no actúa y se equivoca permanentemente, porque será juzgado por la totalidad de sus acciones y no por un error.

Sin embargo el grupo de activistas parlamentarios ha olvidado sus raíces, su posicionamiento, sus metas (las ha votado en contra) y ha olvidado al pueblo, llegando el olvido, incluso, al concepto democrático más elemental, el de la unidad, quizá buscando un liderato que no le correspondía por no estar concedido por quien posee la autoridad.

En esta vida, y sobre todo en política, si no se es consecuente con el todo, respetando el liderato, y las reglas del juego, al final uno se queda solo.

Llegó entonces el momento que los actores políticos honesto y respetuosos de las decisiones del pueblo, recuperen el valor y el honor del voto y comiencen los estudios y las acciones correspondientes para modificar el Art. 77 de la Constitución eliminando el numeral 2 por el cual se nos obliga a votar, el pueblo está pronto para acompañarlos, ahora el pueblo espera que se le respete o se hará escuchar ahora y en las urnas.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.