Portada » Columnistas

Coherencia

28/10/2011 Sin Comentarios

Jorge Martín

En estas horas está sucediendo algo en nuestro País que,  en el ámbito político genera fuertes enfrentamientos entre el oficialismo y la oposición, cuyos ecos también nos llegan desde otros sectores de la sociedad, fundamentalmente de aquellos vinculados al DERECHO y naturalmente, a través de una profusa información periodística.

Nosotros, que como dice un amigo, “ya tenemos una edad importante” no sentimos sorpresa por estos hechos, porque ni los mismos, ni siquiera quienes los generan son novatos en la generación de los mismos.

Por eso lo del título, de la COHERENCIA, retrotrayéndonos a la época de los 60, casi medio siglo atrás, gran parte de los mismos actores  del atropello a la voluntad del pueblo, al desconocimiento de las leyes y al quebranto de la Constitución vigente en el Estado de Derecho, ya lo llevaban a cabo cuando desconocían gobiernos LEGITIMAMENTE elegidos por el PUEBLO y en esa oportunidad a través de acciones armadas robaban bancos, incendiaban empresas, raptaban ciudadanos nacionales y extranjeros y destruían propiedades buscando a través de la “revolución armada” imponer sus ideas.

Aun así, el funcionamiento del Estado a través de sus organizaciones profesionales, es decir la Policía, a cuyo mando estaba el comisario Alejandro Otero, logró derrotarlos y tomarlos prisioneros.

Sin embargo, el gérmen de nuestros males ya estaba latente, y después vinieron los tristes y horrendos episodios de la dictadura que le costó a nuestro PUEBLO la pérdida de la libertad tan cara a nuestra tradición democrática. Como alguien dijera, en aquel entonces “EL ESTADO DE DERECHO HA SIDO CONCULCADO”.

Por lo tanto, estas corrientes ideológicas tan perimidas en el mundo de hoy, y en nuestro caso con muchos de los mismos actores, ahora desde dentro del ámbito político,  por CUARTA vez en estas décadas, ignoran la VOLUNTAD POPULAR de la que tanto hacen gárgaras, y haciendo uso de mayorías legislativas circunstanciales, no sólo arrasan con el derecho de la manera más burda en su misma esencia, sino que definitivamente, no es la primera vez, que intentan desconocer, quebrando  la esencia de la democracia, que en nuestro estado republicano se asienta en su CARTA MAGNA.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.