Portada » Columnistas

La ansiedad es mala consejera

21/10/2011 Sin Comentarios

Michael S. Castleton-Bridger

Un primer ministro británico de la década del sesenta del siglo pasado dijo una vez, “una semana es mucho tiempo en política”. Harold Wilson fue un mediocre primer ministro pero sus palabras en este caso fueron sabias.

No puede entonces dejar de llamar la atención la aparente electoralitis que aqueja nuestro partido y el de nuestros tradicionales adversarios.

No es buena cosa andar manejando candidaturas faltando tanto tiempo para los comicios.

Falta pasar mucha agua bajo el puente para que los Blancos al menos, tengamos absolutamente claro quienes serán nuestros candidatos en las elecciones del 2014.

No debemos dejar que la ansiedad nos domine. Debemos en cambio armarnos de paciencia y tener dos cosas muy claras.

La primera, es que el poder inevitablemente desgasta y más en la medida que el poco ordenado sistema de gobierno del presidente actual empiece a perder su encanto ante su intrínseca inoperancia.

La segunda, es que mientras nuestro partido, al menos se distrae en candidaturas para dentro de tres años, se pierde de vista lo que es realmente importante. Sencillamente, que el Partido Nacional es oposición y su rol es  oponerse. Cuidado, no esa oposición cerril e improductiva que supo hacernos el Frente Amplio, sino una oposición patriótica apoyando claramente las propuestas que son buenas para el país y presentando férrea , dura y clara oposición a lo que a nuestro juicio no es bueno para nuestra nación . Un claro ejemplo de esto es esta nueva intentona de desconocer la voluntad popular con respecto a la ley de caducidad. Ahí sí, como partido debemos extremar todas las medidas que el ordenamiento constitucional vigente nos da para impedir que el nuevo mamarracho que pretende imponernos la izquierda intransigente se plasme en ley.

No será fácil , pero no es imposible.

Hay mucho para hacer. El electorado pretende que nuestro partido cumpla cabalmente el rol que tantas veces le tocó, con la misma inteligencia y honestidad de siempre. El electorado no pretende ni quiere que se gasten neuronas y tiempo hablando de candidaturas en forma prematura.

Como partido debemos controlar nuestra natural ansiedad que, por cierto, es muy mala consejera.

El poder desgasta, los ciclos se terminan. Esto es históricamente  inexorable. Como en su momento le llegó al Partido Colorado también le llegará el fin al conglomerado que hoy nos gobierna, más si tomamos en cuenta sus enormes desavenencias internas.

Para los Blancos entonces, unidad, inteligencia , trabajo y oposición dura pero leal.

No debemos olvidarnos de lo que decía Wilson, “no somos ni de derecha ni de izquierda, somos Blancos”, ni lo que decía Dardo Ortiz “lo que es bueno para el país es bueno para el Partido Nacional”.

Dos frases de grandes hombres de nuestro partido que bien pueden servir como guía para los Blancos en los enfrentamientos políticos que inexorablemente deberán venir.

Ni socialistas, ni progresistas, ni de izquierdas ni de derechas,  simplemente Blancos.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.