Portada » Columnistas

¿A qué precio?

21/10/2011 1 Comentario

Jaime Mario Trobo

No hay dudas que la “guerra de las patentes” es un tema que fastidia a muchos uruguayos. Fastidia a los que pagan más porque los gobiernos de los departamentos donde empadronan les tienen menos consideración que otros; fastidia a los que pagan menos porque son sospechados de evasores y aprovechados, fastidia a quienes son detenidos por circular con la matricula de otra jurisdicción en un departamento en el que no empadronaron, en fin, es una cuestión en la que se gasta mucha energía, privada y pública.

A qué precio se pretende resolver este persistente problema.

El gobierno frenteamplista, que adolece de megalomanía fundacional, ha anunciado un “histórico” acuerdo que terminará con el problema. Para la tribuna el anuncio es espectacular y somete a los protagonistas políticos a probar la inconsistencia de las propuestas que forman parte de la solución, desde la posición de “el enemigo del pueblo”.

Adhiriendo fervorosamente al propósito de resolver el problema y  realizar aportes para ello. Situados frente a  la propuesta del gobierno, repasemos los aspectos más importantes de la misma, que por otra parte son los más controvertidos.

El proyecto crea un sistema único de percepción centralizada de un tributo de carácter departamental, para cuya viabilidad se derriban los márgenes constitucionales y se pretende que se superen sin más trámites y por imperio de una ley los mecanismos que establece la Constitución. Su propósito puede ser muy bueno, pero el mecanismo ideado es perverso, solo puede funcionar a pesar de la Constitución.

El proyecto establece mecanismos punitivos y sanciones a los departamentos que no ingresen al sistema, que contradicen el principio de descentralización que alumbra las disposiciones de la Constitución de 1997 en lo referente a la participación de las intendencias  en los ingresos tributarios del gobierno central.

El proyecto pretende obviar la intervención preceptiva en el proceso de la fijación de tributos de las Juntas Departamentales, porque se considera que no corresponde, o al menos que es superabundante.

El proyecto, animado en el propósito de “bajar las patentes”, tiene como consecuencia que en algunos departamentos esta va a subir, y a ello se debe agregar que la ley contiene un aumento de tributos a la compra de vehículos que no solo significará un aumento de sus precios, sino también de su valor a los efectos del cálculo de la patente de rodados.

En la breve descripción que hacemos de la ley, encontrara una serie de medidas que son orientadas por un voluntarismo que se aleja de la realidad jurídica y que opta por el aumento de impuestos para solventar las eventuales pérdidas de alguna administración municipal. Lo cierto es que los costos que pagará el país para esta solución a medias en caso que la ley se apruebe tal como está redactada, son mucho más gravosos que los beneficios que pretende producir.

Por ello lo del título; ¿ A qué precio? , se pretende resolver el tema de las patentes.

1 Comentario »

  • fernando montemuro :

    creo que ni vemos el bosque, el problema no es juridico es politico no veo a ningun intendente opinando mal de esta ley y somos un fuerte partido municipalista la primera fuerza, quizas en MDEO LOS DIRIGENTE NO SE VAN EN LAS MUNICIPALES ,y opinan desde ostro lugar, debemos ser mas conteplativo este proyecto cuenta con la opinion favorable de todos los intendente, no apoyarle no es perfecto ninguna solucion lo es, nos alejamos de la gente, quizas los temas municipales es muy inportante en todo el interior, no asi en MDEO. mi opinion muy personal nesesitamos que el PN se ocupen mas de los temas municipales de Montevideo y esto no va apermitir ganar las eleciones 2014, los dirigente de la capital no siente los temas municipales no se ven no estan y alli esta el arbol y la viga. saludos fernado montemuro salto.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.