Portada » Columnistas, Importa

¿Un sincericidio?

14/10/2011 1 Comentario

Michael S. Castleton- Bridger

Uruguay resuena cuando escribo estas líneas con las recientes palabras del Dr. Tabaré Vazquez Rosas en una charla en el colegio Monte VI.

Vazquez manifestó, como todo el mundo sabe, que él como presidente de la República manejó una hipótesis de guerra con la Argentina durante la crisis del Río Uruguay por el asunto Botnia.

De expresar esta posibilidad a que todos los sabios vernáculos se rasgaran las vestiduras faltaron mas o menos 10 segundos.

Vazquez ha recibido críticas igualmente duras de amigos y adversarios en una misteriosa comunión de ideas que descarta todo enfrentamiento con nuestros primos argentinos sin análisis alguno y sin realmente sustento lógico alguno.

El ex-presidente, si manejó esa muy remota posibilidad no hizo más que cumplir con su deber . Un gobierno debe tener planes estratégicos para todas las contingencias . Faltaría a su responsabilidad si no lo hiciera.

¿Qué tiene de extraño estudiar, analizar, la posibilidad de un efrentamiento con nuestros vecinos, más en esos días tan oscuros?

Sólo hacía falta que unos loquitos de allende el río subrepticiamente sabotearan la planta de Botnia y que fueran descubiertos y reprimdos con alguna baja para que se diera un ‘casus belli’. La historia está llena de ejempos de estos insucesos. No era descabellado manejar por parte de nuestro gobierno la hipótesis de un enfrentamiento con Argentina, más cuando habían residentes de Gauleguaychú supuestamente dispuestos a inmolarse para atacar la planta pastera.

Los que hoy ponen el grito en el cielo saben poca historia. A principios del siglo pasado con la doctrina Zeballos ya estuvimos cerca de enfretarnos con nuestros primos Argentinos por los limites fluviales entre los dos países.

Tan recientemente como el año 1973 hubieron sacudidas de sables en la Argentina antes de la firma del tratado de límites entre Bordaberry y Perón.

¿Acaso es tan descabellado un enfrentamiento entre países vecinos? Ya Chile y Argentina estuvieron al borde de la guerra por el canal de Beagle.

¿Acaso Perú y Ecuador no estuvieron en una mini-guerra también por cuestiones limítrofes en la última década del siglo pasado?

¿Acaso Brasil no concentró tropas en la fontera urugaya cuando las elecciones del año 1971 para invadir en caso que triunfara el Frente Amplio?

No por desafortunados estos hechos dejan de ser históricos.

Se le critica a Vazquez por pedirle al Tio Sam su apoyo en el caso del diferendo con Argentina. ¿Porqué? ¿Acaso Bush no nos apoyó, salvando a nuestro país de una hecatombe económica en la crisis del 2004? ¿Acaso Brasil no había actuado con absoluta prescidencia en el tema de las relaciones entre Argentina y Uruguay en todo el lío de Botnia? Brasil debió mediar, debió usar su peso económico y condición de máximo poder continental para ayudar solucionar el diferendo. No lo hizo.

Vázquez hizo bien en recurrir a los EEUU. Ya lo había hecho Batlle y Ordoñez durante la revolución de 1904 por el solapado apoyo que el presidente Argentino, Julio Argentino Roca, le daba a los alzados en armas de nuestro partido.

Esto último, como blanco a uno no le tiene que gustar pero de que es un antecedente histórico no puede haber ninguna duda.

Los uruguayos debemos ser realistas. La política internacional no es cuestión de afinidades, como decía Palmerston , ‘los países no tienen amigos, tienen intereses’. Esto es real, permanente y será así siempre.

El Dr. Vázquez Rosas no hizo más que cumplir cabalmente su responsabilidad como presidente al manejar la hipótesis de un enfrentamiento con Argentina.

Lo que sí se le debe criticar a Vezquez Rosas es la oportunidad de sus dichos. Estas cosas nunca es bueno ventilarlas y menos tan cerca en el tiempo, de los acontecimientos.

El expresidente estuvo poco feliz e inoportuno.

No más que eso. Los que se resgan las vestiduras ante el relato de estos episodios saben poco de historia o como versa el refrán, ‘no hay más ciego que el que no quiere ver’.

A veces la realidad choca con lo políticamente correcto. Este fue uno de esos casos.

Por suerte, ambos países lograron superar tan penoso período en sus relaciones sin sangre de hermanos. Esto habla bien de Uruguayos y Argentinos.

Dios quiera sea siempre así.

1 Comentario »

  • Daniela :

    no hemos crecido nada como seres humanos eh?, no puedo ceer que un conflicto belico con Argentina se les pueda pasar por la cabeza, vamo arriba che, seamos un poco, un poquito sabios, y pensemos que si bien hay disputas tenemos que buscarle la vuelta siempre de manera pacifica, lo pasado es pisado, me chupa 3 huevos si antes hubieron enfrentamientos. Lo unico que queremos es paz, a quien le importa si una vieja de argentina dijo que se iba a dinamitar, ademas, en todo caso, si hubiesemos entrado igual en conflicto, por decison de ellos y no tuvieramos mas remedio que defendernos nos hubiera protegido por ejemplo Brasil, pero pedirle ayuda a este genocida, para la mano eh, que se creia vivo Tabare todavia?. Hoy los paises sudamericanos tenemos que estar mas unidos que nunca,ya que se vienen tiempos oscuros y nosotros disponemos en nuestro continente todos los recursos para subsistir. Dejemos de vender la patria a paises extrangeros y que Vazquez(que para mi es un corrupto), deje de lamerle las medias a Tio Sam, que asi nos tiene a todos…

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.