Portada » Columnistas

Basta de guerra de patentes

07/10/2011 Sin Comentarios

Francisco Gallinal

El Congreso de Intendentes y el gobierno nacional llegaron a un acuerdo marco en materia de patentes de rodados que intenta poner fin a una disputa que lleva ya muchos años, disputa que ha tenido a los contribuyentes como rehenes en tanto ellos han sido las principales víctimas de las diferencias entre las comunas de todo el país.

Las dos consecuencias más importantes de tales disputas que han tenido, como decíamos, a los contribuyentes de rehenes, se pusieron de manifiesto en dos temas fundamentales: la primera, que un mismo modelo de vehículo paga montos muy diferentes según este empadronado en uno u otro departamento del país, y la segunda que en algunas intendencias, especialmente en la de Montevideo, se ha perseguido en forma implacable a quienes circulan con vehículos empadronados en otros lugares, especialmente si esos otros lugares son Colonia, San José y Flores, precisamente en donde pagan patentes más baratas.

El acuerdo alcanzado se traduce en un proyecto de ley que, con el rótulo de “urgente consideración, ha sido enviado por el Poder Ejecutivo a consideración del parlamento, ingresando por la Cámara de Representantes. Días pasados mantuvimos una muy buena reunión con los intendentes blancos, estos expusieron sus argumentos muy importantes a favor del acuerdo, y ahora el Partido Nacional ha de conformar una comisión de trabajo con el propósito de mejorar la iniciativa legislativa.

Probablemente todos los uruguayos coincidamos en la importancia y necesidad de tener –de acuerdo al modelo del vehículo – un único valor de patente en todo el país, creemos que esa sería una correcta definición de lo que se entiende por “patente única nacional”, y en ese sentido las intenciones del acuerdo gestado y promovido por los intendentes blancos son loables. Nosotros, desde Correntada Wilsonista y desde Unidad Nacional vamos a promover que se consagren en la ley, un conjunto de principios que a nuestro juicio son indispensables para un acuerdo de estas características. A saber:

1º.- Que como consecuencia de la existencia de una nueva patente única nacional, los valores de las mismas en ningún caso pueden ser superiores a los ya existentes. El acuerdo tiene que ser a la baja, y no a la suba del valor de las patentes, de lo contrario estaríamos premiando a quienes cobran mayor valor lo que sería un contrasentido.

2º.- Que se establezca expresamente en la ley que se termina la llamada “Guerra de Patentes”, y que las mismas sanciones que se apliquen a quienes incumplan la ley se apliquen también a quienes persigan a los contribuyentes en razón del lugar donde tienen empadronados sus vehículos.

3º.- Que se derogue la ley vigente donde se establece, a nuestro juicio arbitrariamente, las causales en función de las cuales se puede empadronar en un departamento y no se puede empadronar en otro.

4º.- Que la representación del Congreso de Intendentes en la administración de los fideicomisos que se crean en el proyecto de ley, actúe mandatada por el Congreso de Intendentes. Parece obvio que si los fideicomisos administran recursos que pertenecen, porque así lo establece la Constitución – a las Intendencias, sus representantes voten conjuntamente y ostenten la mayoría del órgano que conduce a dichos institutos jurídicos.

5º.- Que se levanten las objeciones de orden constitucional que existen sobre el proyecto de ley.

Bajo estas premisas, que nos parecen sensatas, lógicas, y con un sentido jurídico y económico muy claro, estamos dispuestos a apoyar el proyecto de ley. Es la mejor forma, a nuestro juicio desde luego, de defender los derechos de los contribuyentes, contemplando los intereses de las Intendencias.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.