Portada » Actualidad, Importa

Mercosur para quien

29/09/2011 Sin Comentarios

Álvaro Delgado

Para comenzar simplemente recordemos  lo que el Tratado de Asunción, firmado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay el 26 de marzo de 1991, dice en el primer y segundo artículo del primer capítulo, denominado “Propósitos, Principios e Instrumentos”.

En el primero de ellos establece, citando a texto expreso como implicancia del Mercado Común “La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los países, a través, entre otros, de la eliminación de los derechos aduaneros y restricciones no arancelarias a la circulación de mercaderías y de cualquier otra medida equivalente”.

El segundo artículo, luego de otras consideraciones descritas en el primero, indica “El Mercado Común estará fundado en la reciprocidad de derechos y obligaciones entre los Estados Partes.”

Pues bien, Uruguay se encuentra ante la más absoluta inobservancia de los citados preceptos por parte de sus vecinos, tal como viene siendo de público conocimiento, y las industrias de nuestro País,  sobre todo las que exportan hacia Brasil y Argentina, vienen siendo contumazmente menoscabadas en los derechos otorgados por el mencionado tratado.

En principio fue la República Argentina, mediante trabas oficiales y no oficiales, que aunque desde la vecina orilla no se reconozcan, las medidas Moreno si existieron y existen, pero ahora parece sumarse el País norteño con nuevas medidas que apuntarían a proteger su industria nacional, con licencias no automáticas, pero además cuestionando la certificación de origen Mercosur de productos procesados en Uruguay, Por supuesto que tanto las licencias no automáticas provenientes de Argentina como de Brasil a quien afectan y mucho, es al hermano menor de los tres países, es decir a Uruguay.

Lo que sucede es que cada día aparecen nuevas imposibilidades para con los sectores exportadores uruguayos desde Argentina y Brasil, destino de  mucho productos hechos aquí. Hay que tener en cuenta que no solo el empresariado se ve afectado por estas políticas, sino que indirectamente quienes aportan la mano de obra también sufren por estas restricciones e incluso se llega hasta la pérdida de fuentes de trabajo.

Pero ¿cómo se ve afectado el Uruguay? Las licencias no automáticas son aquellas exigidas con un fin estadístico o de control, otorgadas sin condición alguna. De estas licencias gozaba Uruguay. Las no automáticas, requieren de un trámite mucho más engorroso, de condiciones legales y requisitos impuestos por el País importador. De esta forma, estas licencias tardan, en principio 30 días, contra 10 de las primeras. Incluso hay algunos productos uruguayos que está demorando más de 100 días, llegando hasta la perdida de zafras completas. Sumado al anuncio del cierre temporario de la planta de la armadora autormotriz EFFA que emplea a 400 personas que serán enviadas al seguro de desempleo. Seguramente seguirá con otras plantas, ya que los números no cierran.

Resulta, que además de lo dicho, hay otros requisitos impuestos por Argentina para obtener una licencia no automática, por ejemplo, si el exportador tiene que realizar alguna modificación, y si ya presentó una solicitud, la misma caduca, y se vuelve a contar el plazo de nuevo.

Es decir, indirectamente las licencias no automáticas funcionas como una restricción al comercio uruguayo, habiendo perdido ya, más de 100 millones de dólares, porque es muy difícil, por ejemplo para el sector textil, planificar cuáles van a ser los niveles de producción, a los efectos de no modificar el pedido de licencia (y que vuelva a correr el plazo) o no sobre producir.

Nosotros coincidimos con el Presidente Mujica en cuanto a que el Mercosur no puede funcionar en base a llamados telefónicos o a amistades, pero parece que ni uno ni otra opción nos funciona a nosotros.

A pesar de ello, no compartimos en absoluto las declaraciones hechas por nuestro primer mandatario en el marco del Primer Encuentro Regional de Protagonistas Portuarios, donde solicitó a los privados “a ver si ustedes hacen un poco de magia y logran institucionalizarlo” en relación al Mercosur.

¿Acaso no debería ser al revés? ¿No se supone que debe ser el Poder Ejecutivo quien proteja a los habitantes de nuestro País, así como también la industria nacional? Argentina y Brasil protegen sus industrias, ¿Y la nuestra?

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.