Portada » Columnistas

FFAA – ¿en extinción?

23/09/2011 2 Comentarios

Ricardo Puglia

A ningún uruguayo escapa que la moral institucional de las FFAA se encuentra hoy ubicada en el  grado más bajo desde su creación. El personal en actividad está pagando deudas ajenas y se ha sabido quitarle su más profundo sentimiento, el espíritu de combate.

La Internacional Socialista durante los últimos treinta años de progresismo ideológico  fue conquistando la opinión pública en contra de los militares. Hoy considerar a las FFAA en su rol constitucional no es redituable para ningún partido político, sea, porque no se participó en el acuerdo del Club Naval, o porque el “mutis” colorado de mirada esquiva les beneficia.

Las administraciones frentistas (2005 hasta hoy) se han ocupado muy especialmente en destacar con bombos y platillos lo más negativo de nuestras FFAA, desde las lamentables torturas, las malversaciones de fondos y todo otro hecho destacable negativamente para quitarles credibilidad a éstas, frente a la población civil.

Los retirados militares claman por un Hospital Militar digno en la prestación de servicios médicos amalgamados con el SNS,  un presupuesto acorde a las necesidades funcionales, como todos los jubilados de este país, la eliminación del injusto IASS y  el respeto al acuerdo del Pacto del Club Naval efectuado entre Frentistas y Colorados.

El personal en actividad ve con perplejidad los desaciertos de las cúpulas castrenses que muchas veces se ocupan más de integrar delegaciones civiles para viajar al exterior que de las necesarias municiones y pertrechos en las sendas misiones de paz para enfrentar a fuerzas superiores en número y armamento. Han errado con el despido de abogados. Los  militares no socios del Centro Militar han quedado en el descampado.

Hoy un soldado gana aproximadamente $ 5.500 y es quien en un salvataje en el mar arriesga su vida en pos de salvar otras o un soldado operador de una máquina vial, o un soldado mecánico de un avión o un buque, o en el caso de incendios forestales, inundaciones, recolección de basura, poda urbana, etc., corren muchas veces el riesgo de perder la vida.

Las FFAA no se han quedado sin soldados porque no hay suficientes fuentes de trabajo en el interior de la república y porque las misiones de paz que Uruguay integra han permitido, aún bajo riesgos extremos y distanciamiento de las familias, optar por el camino de mejoramiento de los ingresos que el presupuesto nacional les niega.

Entre las tareas más difíciles de los oficiales está la de ejercer el mando en forma paternal y digna. ¿Cómo es posible cuando los soldados plantean que $ 5.500 no son suficientes para alimentar a los hijos, calefaccionarlos, abrigarlos, comprar túnicas y calzado? Gran parte de nuestros soldados viven entre un montón de latas y cartones, en asentamientos. No poseen sindicatos que los defiendan, están a la deriva de la baja moral imperante en la fuerza.

Por este camino, las FFAA tienden a desaparecer o a convertirse en una institución diferente con la complacencia de sus propias cúpulas y de todos los actores sociales que por los supuestos  costos políticos involucrados continúan esquivando el bulto a un deber constitucional.

El revisionismo y la venganza han incumplido el Pacto del Club Naval ratificado a través de la Ley de Caducidad y por dos veces sometida y mantenida por el soberano en sendos plebiscitos de democracia directa. Sin embargo, hoy el partido de gobierno analiza tres proyectos de ley en relación a modificaciones ya laudadas por el pueblo.

Como no les es suficiente lo actuado en estos seis años de administración izquierdista, ahora, se alzan voces con la brillante idea de eliminar el Liceo Militar donde existen 50 plazas anuales de admisión y una demanda de 400 jóvenes uruguayos deseosos de ingresar a las fuerzas armadas por convicción  patriótica y vocación.

 

2 Comentarios »

  • carmen :

    Es inmoral ;anticonstitucional ,la oposicion sabe de los truculentos manejos de las fuerzas oficiales y ¡¡¡no hacen nada ¡¡¡ se golpean el pecho ,se rasgan las vestiduras pero cada cual se acomoda lo mejor que puede ,los militares eran el orgullo de la patria y hoy estan bajo el servicio de los mismos que mataron a traición a sus pares alla por el 73 ;se habla,se escribe, se recriminan unos a otros pero no veo la salida a toda esta malversacion de la verdad¡¿hay solucion ‘? o estamos golpeando en el vacio ?

  • Loreto Moreira Rivas :

    A los enemigos de la Democracia les estorba mucho las FF.AA. para seguir su proceso de destruccion institucional,pienso que la Democracia esta pasando por un periodo de debilidad y seria lamentable tener que llegar a los extremos para defenderla,hojala la mayoria del pueblo tome conciencia de que esto no puede seguir y llegen a tiempo los PP.TT. al gobierno,pero¡¡ojo!!se deben correjir errores del pasado para que no vuelvan a hacer mal uso de una Democracia que no tiene que ser debil.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.