Portada » Importa, ¡Apoyado!

Engañifa

23/09/2011 2 Comentarios

Pablo da Silveira, diario El País – 20.09.11

La senadora Constanza Moreira acaba de ofrecer una formulación clara y concisa de la confusión que preside la actual política educativa. En una entrevista concedida a una revista universitaria, la senadora atribuye la creciente preocupación por la enseñanza a “la gran manija que se está dando todo el tiempo en los medios”. Luego agrega que esa preocupación es injustificada, porque la calidad educativa no es verdaderamente importante.

“El tema hoy -dice Moreira- no es la calidad, sino superar la brecha de inequidad de la educación”. Y tras describir a las pruebas internacionales PISA como “una engañifa”, agrega: “Todavía seguimos con esa idea de que la calidad de la educación es lo más importante. No señor. Lo más importante es que todos terminen el liceo, reducir la brecha educativa”.

Hay mucho de insostenible en estas palabras. Acusar a los medios del malestar educativo, como si no alcanzara con recurrir a ese recurso para minimizar los problemas de inseguridad, bordea peligrosamente el ridículo.

Una vez más, cuando no nos gusta el mensaje matamos al mensajero. De paso insinuamos que la gente es estúpida y cree lo que unos pocos le hacen creer. Si así son las cosas, ¿para qué preocuparnos por sostener la democracia? ¿Por qué la gente es estúpida cuando se siente insegura o piensa que sus hijos reciben una mala educación, pero no lo es cuando vota a Constanza Moreira?

También bordea el ridículo la calificación de las pruebas PISA como “una engañifa”. Si esto fuera verdad, habría que explicar por qué en los ámbitos académicamente serios de todo el mundo se reconoce a esa prueba como uno de los instrumentos de análisis comparado más confiables que existen.

¿Será que también son estúpidos los especialistas en educación más acreditados del planeta?

Pero lo más grave es confundir la reducción de la brecha educativa con el hecho de lograr que todos “terminen el liceo” (una formulación antigua, propia de los años en los que se relegaba a la enseñanza técnica). La manera más fácil de lograr este objetivo consiste en bajar los niveles de exigencia, pero es tonto creer que esto va a generar una auténtica igualdad de oportunidades. Si se procede de este modo (es decir, si se procede como lo están haciendo las actuales autoridades educativas) lo único que se consigue es devaluar el título final y estratificar el sistema.

Una vez que los futuros empleadores saben que el Estado anda regalando papelitos, es inevitable que empiecen a distinguir entre aquellas instituciones que emiten diplomas confiables y aquellas que no merecen ser consideradas.

De este modo, miles y miles de estudiantes harán esfuerzos por concluir la educación media, sólo para descubrir que el certificado que obtuvieron no los defiende a la hora de buscar empleo. ¿Quién quisiera algo semejante para sus propios hijos?

La equidad educativa consiste en combinar la capacidad de retención del sistema con el logro de aprendizajes de calidad. La calidad sin cobertura es elitismo. La cobertura sin calidad es una estafa a las nuevas generaciones. Esta es la verdadera “engañifa”.

2 Comentarios »

  • JAVIER MAUBRIGADEZ :

    Muy claro Da Silveira. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Se pretende una vez más igualar hacia abajo, degradando la calidad educativa para que todos finalicen el liceo. Si la educación sigue en caída libre como la seguridad publica, y se confirmase que la salud seguirá el camino de ambos, la viabilidad de nuestra tierra como país se comprometerá seriamente. Torcer el rumbo de estas cosas y hacer de nuestra tierra una República viable y para todos, es el desafío del Partido Nacional.

  • Gastón :

    Moreira es una mas que logró su éxito político gracias al estado general de la educación.
    No es casualidad. Siguiendo a Gramsci, paso a paso, con infinita paciencia y absoluta maldad, lograron que cientos de miles de orientales salgan de secundaria sin poder comprender un texto escrito.
    De esa forma es fácil hacerlos votar eslóganes!
    No se trata de una(s) personas(s) incapaces y torpes, por el contrario, son muy inteligentes y saben muy bien lo que quieren y como lograrlo.
    Infamemente corruptos, inmorales, pero no tontos.
    G.M.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.