Portada » Columnistas

El estado desbocado

23/09/2011 1 Comentario

Michael S. Castleton-Bridger

En campaña decimos, cuando un caballo se enloquece y dispara para cualquier lado sin que el jinete lo pueda dominar, que se desboca.

Hablando figurativamente hoy en nuestro país el estado se ha desbocado sin que nosotros, los orientales, sus jinetes, lo podamos dominar.

Ni qué hablar que hay toda una runfla que acicatea al matungo enloquecido sin saber que lo más probable se desguampe contra un alambrado, se desbarranque  o ruede, lastimándose en forma grave.

El gobierno actual en su ideologizada ignorancia o viveza enfermiza cada día parece querer que el estado de su concepción, todo poderoso, omnisapiente y omnipresente  se introduzca en el diario vivir de los orientales sin freno ni medida.

El estado en nuestro país desde José Batlle y Ordoñez y su compañero de ruta Domingo Arena siempre ha ocupado un lugar desmedido en los asuntos de la república.

Situación fundamentalmente producto de las corrientes de pensamiento en materia de organización política de la época de esas hombres de nuestra historia.

Uruguay lamentablemente nunca se sustrajo de ese intervencionismo estatal. Cuando el modelo ya ni funcionaba ni era aplicable se lo siguió utilizando al punto de que más del 60 % de ñla economía nacional ha estado en manos estatales desde siempre.

Sin embargo sucesivos gobiernos de los partidos fundacionales si bien no podían cambiar esto sustancialmente, por lo menos no dejaron que siguiera creciendo sin medida y sin control. Fundamentalmente porque reconocían   que en el estado no estaban las soluciones para el país, ni cerca.

Con este gobierno del Frente  las cosas son muy distintas. Esta gente parecería tener la convicción de que en el estado y su aparataje estaría la solución a todos los problemas de la república cuando en realidad la cosa esa absolutamente al revés.

En su ignorancia liliputiense el Frente Amplio lenta pero inexorablemente deja que cada vez el aparato estatal crezca, se meta en nuestro diario vivir y lo más grave, adquiera poderes que a la larga o la corta, mas bien lo segundo,coartarán la libertad personal de todos nosotros.

Hoy, las crónicas consignaban que el estado pretende saber lo que gastan algunos ciudadanos en clubes y colegios. Seguramente en un futuro muy próximo querrán saber qué comemos, cuando nos bañamos y si movemos el intestino todos los días. Todo para nuestro bien seguramente ,pero, nuestro bien según lo determine un burócrata cualquiera manejando cifras y estadísticas olvidando el simple hacho que detrás de cada número hay un ser humano que tiene el derecho de vivir su vida como le parece , sin injerencia del estado ni de nadie.

En la historia abundan casos así. Países que se meten en la dinámica Orwelliana guiados por los iluminados de siempre y que terminan en la miseria absoluta, sin libertades, sin prosperidad, sin salud, sin nada. Eso sí, con un estado enorme y poderoso.

Los orientales hoy parecemos el sapo en la olla de agua caliente, por ahora tibia y todo bien, cuando hierva el agua será la cosa.

El estado uruguayo fomentado por el desquicio ideologizado del Sr. Mujica Cordano y sus compañeros de ruta está por, o ya se  desbocó.

Si los orientales no lo sofrenamos el golpe será grande y tremendamente doloroso.

Es una pena, solamente es menester que el jinete  controle al flete enloquecido.

Difícilmente lo haga. Lloraremos todos, más antes que después.

1 Comentario »

  • Loreto Moreira Rivas :

    Fue una temeridad el creer que podia andar un matungo mal “domao”,estaba claro que se iba a desbocar y las consecuencias estan a la vista y al final cuando termine la alocada y mal intencionada carrera se veran los destrozos,y con un buen lazo en el pescuezo habra que separarlo para no prenderlo nunca mas al carro.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.