Portada » Columnistas

Perdón

08/09/2011 2 Comentarios

Jaime Mario Trobo

El Presidente de la República pidió perdón al pueblo de Haití por la ofensa y el daño  que causó  el reprobable episodio lamentablemente protagonizado por compatriotas en una misión en aquel País. Estuvo bien el Presidente. La iniciativa para tal actitud le fue  ofrecida por legisladores nacionalistas en la comparecencia del Ministro de Defensa el pasado miércoles, y la actitud inmediata del gobierno procediendo en ese sentido  la elogia.

Todos los uruguayos hemos sufrido en este episodio, sentimos que un gran esfuerzo que el país y sus soldados han hecho en las misiones de paz, eran juzgados perversamente en un instante por la prensa internacional. Cuando pasen las horas se reconstruirá la verdadera vocación de nuestros soldados y la importancia de su contribución profesional, aún con el precio de muchas vidas, a la convivencia pacífica y a la reconstrucción democrática en sociedades que han sufrido mucho.

Todos los uruguayos hemos sufrido también con los episodios de la violencia guerrillera que azotaron el país en las décadas del 60 y del 70. Muertes, ajusticiamientos, secuestros, robos, tortura física y sicológica fueron los procedimientos practicados por el terrorismo Tupamaro, y como “aquellas aguas trajeron estos lodos”, luego la dictadura creyó justificarse, sancionando definitivamente al pueblo ajeno a los demonios desatados, que sufrió la interrupción institucional, sus libertades conculcadas y mucho dolor acumulado.

Pero sobre estos hechos, el Presidente y sus acólitos, otrora líderes y responsables de la violencia terrorista desatada, hasta el día de hoy no han pedido perdón.

Tan rápido para aceptar el desafío de la sugerencia de pedir perdón por hechos de terceros bajo su mando al pueblo ofendido, como lento para   aceptar el reclamo que le demandamos muchos compatriotas de que exprese en alta y clara voz el pedido de perdón a su propio pueblo por las ofensas que le infirió.

Algunos podrán suponer que el hecho de haber logrado el mandato presidencial por la voluntad mayoritaria de la ciudadanía, significa una admonición de sus responsabilidades en aquellos dolorosos y terribles episodios. Para nosotros precisamente la dignidad que ocupa  le obliga aún más a admitir su responsabilidad y pedir humildemente perdón.

No maté a nadie porque “ le erré” o porque “no tengo puntería”, no es más que una folklórica, cuando no frívola forma de eludir una grave responsabilidad de la que fuimos victima todos los uruguayos. Es tiempo que el Presidente, tan rápido como lo hizo en el vergonzoso caso de Haití, pida perdón a su pueblo por su responsabilidad en el doloroso pasado del terrorismo.

Estuvo bien el Presidente, pero sigue estando mal el Presidente.

 

2 Comentarios »

  • luis e puchy :

    Comparto algunos de los conceptos vertidos pero no todos, a saber ¨.Se habla de la dictadura como que fue cosa de militares ,obviando a conciencia que muchos sectores de los partidos fundacionales la compartieron,e inclusive ocuparon altos cargos como por ejemplo el Senador Chiruchi y algunos miembros de la família del Diputado cASAS,o amistades como la del padre del Senador Camý ,sectores de la iglesia,de la masonería etc.
    A este video que solo refleja una broma grosera y que desde el punto de vista de la filmación aporta la misma subjetividad que el video de la ex Ministra María Julia MUÑOZ BAILANDO ARRIBA DE UNA MESA en Israel que bien podría haberse utilizado como si hubiera sido filmado en los lupanares de Pando.
    Las críticas entre la clase política uruguaya comienzan en ausencia de cargos y cesan cuando estos llegan.
    Quizás núnca llegue el momento de líderes que realmente no abucen del poder ni lo consigan en forma deshonesta,por lo menos yo se que no lo veré.
    Combatí a la subversión convencido del mal que le hacían a mi País ,pero no he podido estar ajeno al repudio que me provocan quienes desde la postura del´´ nosotros y los otros´´ pretenden discimular sus atroces desmanes.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.