Portada » Columnistas

¿Quién a quienes?

08/09/2011 Sin Comentarios

Michael S. Castleton- Bridger

Dicen que Vladimir Ulianov el ex revolucionario y dictador comunista siempre preguntaba quien beneficiaba a quienes con determinada acción.

Esa es  la pregunta que nos debemos  hacer  los uruguayos con el absurdo y ridículo circo mediático que se está haciendo con el caso de los marinos juguetones en Haití.

Cuidado, no hay que minimizar lo de los marineros. Fue una irregularidad que por común en ambientes rebozantes de testosterona, como lo es un cuartel, no deja de ser grave, pero no por los motivos tan publicitados.

El morocho no debía estar en el cuartel. Nuestros marineros no debían haber jugueteado con el y menos que menos en la cuadra.

Cabe y debe haber una sanción. Pero, para nada  en los niveles que maneja el novel ministro de defensa quien habla de sanciones gravísimas.

Dicho esto, habría que, a la manera de Lenin, ver quien o quienes se benefician con toda esta tormenta en un vaso de agua. ’Prima facie’ serían dos grupos.

Por un lado el gobierno , quien sin lugar a duda ve como el escándalo Arana, Roselli , Muñoz desaparece en una nube de flatulencia verbal por la imbecilidad de Haití.  Por el otro lado los reyes de la droga, que no viven en Haití pero que usan ese país y concretamente el puerto de Port Salut para sus trasbordos, sus envíos y sus sucios negocios  y quieren y necesitan que se retiren los soldados de la ONU de ese país. No importa si Uruguayos, Brasileros u otra nacionalidad. Lo que importa es que se vayan.

Los Uruguayos y muy especialmente los gobernantes deben aprender a medir y analizar los hechos antes de salir a rasgarse las vestiduras en ‘meas culpas’ tan innecesarias como extemporáneas.

Lo que pasó en Haití pasó y pasará siempre donde hayan hombres confinados en condiciones al menos complicadas.

Todos los que hemos integrado clubes, o vivido en barracas o hemos estado en actividades donde las hormonas masculinas abundan, hemos vivido en carne propia estas situaciones.  Las cosas entonces en su lugar, no exageremos.

Analicemos los hechos sin apasionamiento y actuemos en consecuencia, no menos, pero tampoco más.

Uruguay tiene un merecido y honrosísimo historial en misiones de paz. No dejemos que por motivos absolutamente espurios esto cambie.

Antes de salir a los gritos echándonos encima cuanta culpa haya en la vuelta mas vale preguntar; ¿ quién a quienes?

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.