Portada » Actualidad

“El voto electrónico”

19/08/2011 Sin Comentarios

Francisco Gallinal

El Uruguay tiene que empezar a pensar la posibilidad de incorporar el voto electrónico como instrumento para la realización de todas las convocatorias electorales. Muy especialmente es un tema que compete a la Corte Electoral, no en forma exclusiva, la que debería –quizás ya lo esté haciendo- profundizar sus estudios acerca de los sistemas ya existentes en el mundo. Naciones como Brasil, en la que votan varias decenas de millones de personas, ya han incorporado con éxito este instrumento.

Todos reconocemos las garantías sustantivas que otorga nuestro sistema electoral. Sistema que tanto en su forma, como en su contenido, es ejemplo en el mundo y motivo de orgullo para nuestro país. Pero convengamos también que el mismo necesita y merece ser modernizado. Nos consta que en parte la Corte Electoral está intentando avanzar en la materia; ya se ha marcado el objetivo de informatizar todo el sistema y si bien los recursos que se le han otorgado en el Presupuesto Nacional no son los suficientes, ha comenzado a trabajar mediante el escaneo de los más de dos millones (2.000.000) de hojas electorales. Una tarea nada sencilla, que lleva su tiempo, pero que nos va a permitir tener un respaldo de los documentos que nos habilitan, que nos garantizan el voto de todos y cada uno de quienes desfilamos por las mesas electorales.

Creemos que con esto no es suficiente; ni con el escaneo de las hojas electorales, ni con la informatización, digitalización de todo el sistema. Privilegiando siempre las garantías que todo sistema electoral debe otorgar, que esa debe ser su virtud principal y en función de la cual se debe armar el resto de la instrumentación, debemos empezar a pensar en la posibilidad de incorporar en poco tiempo el sistema electrónico.

Eso le va a dar a cada instancia electoral una mayor agilidad, facilitando el contralor del votante que a nuestro juicio deberá realizarse a través de la huella genética que ya comienza a ser una realidad en el Uruguay, facilitando también en grado superlativo el conteo de los votos y la proclamación de los resultados. A estas mejoras en el sistema, no poco importantes, debemos agregar los enormes ahorros que habrán de significar para el país.

Por alto que sea el precio que se deba invertir en un sistema de las características del que venimos de describir, siempre va a significar un ahorro muy grande para toda la sociedad. Para el estado, que va a ver simplificados los trabajos en cada elección, y para los partidos políticos.

Quizás mucha gente no tenga claro cuánto dinero se invierte, en cada elección, en hojas de votación, en listas. Y seguramente le gente sepa mucho menos todavía, de la plata que se gasta en la distribución de las listas, mucha más que la que se destina a la confección de las mismas. Solamente el dinero que se ahorra en estos rubros, si el tema se limitara solamente a lo económico, justificaría la inversión en el sistema electrónico por costoso que este sea.

Nos consta que el gremio de los funcionarios electorales está en contra de ésta propuesta. Pero hay un ancho campo para el intercambio de opiniones, contemplando los legítimos intereses de todos los involucrados en la materia. El sistema político sin exclusiones, la Corte Electoral, tanto sus jerarquías como sus funcionarios, la ciudadanía en su conjunto, en fin, somos muchos los actores que debemos bregar por modernizar el instrumento.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.