Portada » Actualidad

¡Qué gobierno generoso!

19/08/2011 Sin Comentarios

Verónica Alonso

Uno de mis amigos más sabios, siempre decía: “con la ajena todos somos dadivosos”. Viene al caso la expresión, al contemplar con indignación, los gastos de la Universidad de la República en el montaje de un “show de eslóganes”, con el dinero de todos nosotros.

Si, con el dinero de todos los contribuyentes, se costeó el Congreso de Estudiantes Latinoamericanos que acaba de finalizar en nuestro país.

A pesar de que ya una vez, se gastaron una millonada de dólares en la compra de suntuosas butacas para el descanso capitalista de cráneos marxistas, no deja de sorprender tanta desaprensión en el manejo de los recursos que el Estado aporta.

Los “supuestos” estudiantes extranjeros, la gran mayoría cubanos defensores del régimen castrista, festejaban que las administradoras del Estado (llamarlas empresas sería para ellos una irreverencia económica), les regalaran un tour “ideologizado” por las calles de Montevideo con pintadas de muros incluida.

Después de ese despilfarro de recursos, que implicó cerca de medio millón de dólares, esperábamos que el mismo hubiera dejado, beneficios desde el punto de vista académico a nuestra principal casa de estudios.

Hubiéramos deseado escuchar propuestas para ver como logramos aumentar el nivel educativo que viene en caída libre.

O como deben prepararse a los estudiantes para que las evaluaciones de la Universidad de la República  no sigan mostrando que año a año los alumnos ingresan peor preparados. O alguna propuesta digna del Siglo XXI, eficiente, que mida y evalúe que capacidades estamos enseñando para el mundo del trabajo que requiere valor agregado.

Y como hoy vivimos en la era del conocimiento, la Universidad tiene una importancia central en el desarrollo del país. Lamentablemente, el bajo rendimiento estudiantil que hoy sufrimos ya empieza a  afectar el desarrollo del país.

Pero me temo que lo único que escuchamos y vimos durante estos días, fueron discursos retóricos que hablaban de la defensa a la patria socialista y antiimperialista, junto con vivas y deseos de recuperación a Chávez.

Todo esto en el marco de movilizaciones, marchas y pintadas por los mártires estudiantiles a ritmo de zamba brasileña.

Esto es lo que el Gobierno entiende que es el criterio más eficiente para destinar nuestro dinero? Esta es la forma de pensar, proponer y trabajar de los estudiantes del siglo XXI?

¿Qué pensarán los miles de estudiantes del interior? Y sus familias? Seguramente sienten que el esfuerzo familiar y económico que hacen para que sus hijos estudien en la capital es un esfuerzo en vano, ya que en vez de estar aprendiendo y progresando, no pueden ni siquiera ingresar a la Universidad,  que está copada por compañeros que buscan cumplir intereses que nada tienen que ver con lo académico.

Mientras concluía el congreso entre partidos de truco,  jóvenes de la ONG “Un techo para mi país”, juntaban monedas en las esquinas para voluntariamente, construirle una casa de madera a familias de los numerosísimos asentamientos que tiene la capital.

Quizás con el dinero que gastaron en esta gran manifestación de la que no sacamos nada en limpio, porque ni las calles, ni las paredes dejaron en condiciones, podríamos haberla aprovechado para terminar alguna de las casitas del “Plan Juntos” que todavía sigue en “veremos”.

Espero aún las respuestas a los pedidos de informes que realizamos en estos días pasados a ANTEL, ANCAP y la UDELAR para conocer cuales fueron los criterios de este gasto innecesario y poco productivo que usaron como si fuera plata ajena.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.