Portada » Columnistas

Una vergüenza

12/08/2011 Sin Comentarios

Michael S. Castleton

Nuestra cada vez más, paupérrima, Universidad de la República parece querer volver a viejas andanzas.

A los iluminados que la gobiernan liderados por el Dr. Rodrigo Arocena Linn no se les ha ocurrido nada mejor que ser sede de una ‘festichola’ organizada por una ignota, por lo menos hasta ahora,  organización ‘estudiantil’ cuya sigla es OCLAE.

Parece que esta organización es de filiación Castro- Chavista y se dedica a defender las ideas estalinistas de tan preclaros personajes.

Con ese fin han descendido sobre nuestra capital tres mil quinientos muchachos seguramente de los cuales la gran mayoría les importa un comino el neo-marxismo uruguayo y menos Chavez Frías y Castro Ruz.

Vienen  a pasar un buen rato, unos días de cantarola , sexo, chupindanga y todas las otras diversiones que corresponden a su edad.

Hay sin embargo dos consideraciones a realizar. La primera es que como siempre los estalinistas que seguramente son el pequeño, normalmente muy pequeño, cerno de este tipo de evento sin duda usan y usarán la candidez por no decir inocencia de la mayoría de esta muchachada para llevar adelante sus fines absolutamente antidemocráticos y dictatoriales, como ha sido tradicional desde el siglo pasado. Lo triste es que algunos de estos muchachos caerán como chorlitos en las garras de agitadores profesionales, llevados por su idealismo y tontera juvenil hacia destinos harto inciertos.

La segunda consideración que corresponde y que sin duda es la más grave responde a quienes han financiado este congreso.

Parece que ANCAP, ANTEL y la propia Universidad han aportado entre las tres cerca de los US$ 150.000 para financiar esta gran jauja.

Dineros que no son propiedad discrecional de los directorios de los entes mencionados ni por cierto del Rector Arocena Linn. Esos dineros son de todos nosotros, los que cada día pagamos más por el privilegio de ser uruguayos y que recibimos bien poco a cambio.

No hace mucho, un par de años a lo sumo, la justicia procesó a Don Juan Justo Amaro, político de raza, ciudadano de acrisolada honestidad y gran prestigio por haber donado unas bolsas de cemento para hacer un monumento en Sarandí Grande departamento de Florida, ocupando  él la presidencia de directorio de OSE.

Faltó que se lo acusara a Don Juan de robar la bandera de los 33.

Ahora bien, como dueño de la plata al igual que todos los uruguayos me pregunto qué diablos tienen que ver esas empresas del estado y la propia universidad con esta jauja antidemocrática.

¿Quien o quienes autorizaron a nuestros representantes a utilizar nuestra plata, para fines que nada tienen que ver con los cometidos de empresas del estado como las mencionadas?  ¿Quién o quienes  autorizaron al rector Arocena Linn a malgastar dinero de su supuestamente exiguo presupuesto en una festichola de esta naturaleza?

¿Si a Don Juan Amaro se lo procesó por muchísimo menos que esto, no habrá un juez en esta querida república que actúe de oficio y tenga el coraje de, por lo menos investigar, estas colaboraciones aparentemente fuera de toda legalidad, que nada tienen que ver con la gestión de empresas del estado como Ancap y Antel?

Es una vergüenza que dineros que tanto cuestan a todos los uruguayos se dilapiden de esta manera y con fines tan manifiestamente absurdos y anacrónicos.

Es una lástima, éstas son cosas del pasado. Los muchachos deberían estar pensando en cómo lograr una buena beca en una universidad del exterior y no dejarse utilizar por maquiavélicos que tienen los días contados.

La Udelar declara haber aportado sesenta mil setecientos dólares para financiar el sarao.

Lo suficiente para financiar una beca para algún estudiante destacado en  alguna universidad prestigiosa del mundo, quien ya no la obtendrá.

Eso sí, Castro Ruz, Chávez Frías  y cuanto neo-marxista estalinista que ande en la vuelta, agradecido.

Los uruguayos, todos nosotros, más pobres.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.