Portada » Columnistas

Plata de los Uruguayos para Fidel Castro. Una vergüenza

12/08/2011 2 Comentarios

Jaime  Mario Trobo

Probablemente el gobierno frenteamplista siga pagando la ofensa que reclamó la dictadura castrista cuando Mujica recibió a opositores y perseguidos en Cuba. La reacción histérica del gobierno de Castro se manifestó en una protesta diplomática, la exigencia de una rectificación que en los hechos se materializó con una visita de varios ministros a la isla de la dictadura, quienes fueron a elogiar al régimen y a servir de coro adulador a un régimen decadente, del que la comunidad internacional toma cada vez mas distancia a la luz de su inevitable fin. Obviamente se escucharon estruendosas las voces del Partido Comunista y los Sindicalistas confesando su complicidad con las tropelías de los Castro y reclamándole al presidente.

Ahora, se ha montado un escenario patético, una organización de fachada del régimen castrista, de las tantas que se crearon para “exportar la revolución”, realiza un evento en Montevideo y no lo hace con los recursos económicos del régimen que  propicia, sino que recurre a fondos de la Universidad de la Republica, de Antel, de Ancap y vaya uno a saber de que otro organismo del estado, cuyos recursos ponen todos los uruguayos. Este circo seguramente forma parte de la amortización que la izquierda uruguaya debe hacer por el agravio al Castrismo.

La Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE), cuyo liderazgo y conducción se ejerce por ciudadanos cubanos con la previa autorización de la dictadura, en un país donde no existe la libertad de cátedra, los docentes que cuestionan al régimen son expulsados, los estudiantes críticos son desgremializados, organiza en Montevideo un “congreso” que bajo la fachada de una convención de estudiantes, terminará siendo un acto político laudatorio de dictaduras y autoritarismos. Es una vergüenza y una irresponsabilidad que entidades oficiales, seducidas por románticas concepciones ideológicas de quienes las conducen y lobistas comprometidos con gobiernos totalitarios, orienten el presupuesto público y la imagen de entidades oficiales, a aparecer vinculadas con rémoras ideológicas totalitarias.

Los invitados a este evento agradecen a los financistas uruguayos, universidad, empresas públicas, ministerios y ministros que participaran del congreso trucho, que les hayan montado el escenario para corear a los Castro, el Che, Chavez y cuanto aventurero autoritario se les ocurra, brindando una pésima imagen del país.

Quienes son los responsables de esta operación que se ha montado en silencio y se ha tratado de mantener con bajo perfil por su calidad vergonzante? Que derecho tienen los funcionarios que comprometen los recursos y la imagen del estado con una visión parcial y mínima de la historia? Sigue el gobierno de izquierda, y la maltratada y mal utilizada autonomía universitaria pagando la cuenta de la transgresión de Mujica al recibir a las Damas de Blanco en su despacho?

Que penoso es ver que la embajada de Cuba en ocasiones, tiene en el Uruguay tanto o más poder que el Presidente y que el propio gobierno. Aunque parezca mentira este episodio lo confirma.

 

2 Comentarios »

  • Tulio Peralta :

    Hola Sr. Jaime Trobo. Excelente su artículo.
    Les propongo no abondanar este asunto. Es muy grave, no importa la cantidad de dinero, poco o mucho, es dinero de todos los uruguayos y no debería ir para actividades de proselitismo (adoctrinamiento).

    ¿Pueden llamar a interpelación?
    ¿Se puede denunciar como desviación o mal uso de los dineros públicos?
    ¿Los partidos tradicionales podemos hacer una declaración conjunta de repudio?

    Mientras los jóvenes de un techo para mi país recolectaban peso a peso para ayudar a los más necesitados, “la triple A” (Arocena, Ancap y Antel) tiraron la plata que es de todos para financiar un acto de apoyo a la dictadura cubana.

    Tulio Peralta

  • Mariana :

    Muy bueno Jaime, comparto contigo íntegramente.
    Lo lamentable es que se anuncia que no hay dinero para combatir la inseguridad y tantos otros temas que nos preocupan y acechan, mientras se vuelcan miles de dólares en inculcar ideologías que se enraízan en el despotismo y la utopía.
    Esperemos no llegar a darnos contra el iceberg

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.