Portada » Actualidad

¿Por qué Aratirí pisó el freno?

12/08/2011 Sin Comentarios

Francisco Gallinal

El anuncio hecho por el Sr. Puntugliano, en nombre del proyecto Aratirí, de poner freno al emprendimiento y pasarlo del primer al cuarto lugar en las prioridades de la empresa, en este contradictorio que se ha abierto entre gobierno y oposición intercambiando reproches y responsabilidades, para nosotros – la oposición – es muy sencillo de explicar, si pretendemos atribuirlo a argumentos simples.

Para la oposición es fácil de explicar porque el argumento que hemos utilizado es, para quien lo recibe, fácil de entender. Si a una inversión de la dimensión que se le atribuye a ésta, por inversores que aparentemente están muy interesados en seguir adelante, se le señala nada más y nada menos que por el Presidente de la República, que tiene la intención de realizar un plebiscito consultivo para ver que opina la población del proyecto, es fácil y de toda lógica concluir que cualquiera por poderoso e interesado que puede ser y estar, va a poner el pie en el freno porque empiezan a desaparecer garantías fundamentales.

No fuimos nosotros, precisamente los de la oposición, los que hablamos del plebiscito consultivo; fue el primer mandatario de un gobierno que tiene mayorías propias en el parlamento y al que no hay forma de detenerlo en decisiones de éstas características. Así que con esto bastaría para agotar las culpas si es que estas se quieren buscar.

Pero seríamos injustos si responsabilizaríamos exclusivamente al Presidente por esta decisión tomada por la empresa en cuestión. Vamos a sincerarnos y a decirle a la opinión pública que, a nuestro juicio, hay otros elementos que han llevado a tal definición, que no podemos ignorar. El primero de ellos es el estado de efervescencia económico en que se encuentra el primer mundo. Vale decir entonces que antes de preocuparnos tanto si la culpa es del gobierno o la culpa es de la oposición, la primera responsabilidad la tienen los propios inversores que no solamente pertenecen a ese primer mundo sino que además están preocupados por los efectos de la crisis y por consecuencia deciden poner en suspenso sus decisiones de mayor peso económico.

También es voz corrida dentro del “mundillo político” si se nos permite la expresión, y esto se lo hemos escuchado decir a representantes de todos los partidos políticos, que los titulares de la firma en cuestión tienen la intención de ceder parte o la totalidad del emprendimiento a otros inversores, negocio en función del que obtendrían importantes ganancias. Y esos a los que nosotros denominamos “otros inversores” que ya habían sido interesados en el negocio, también como consecuencia de la crisis han optado por hacer una pausa y reflexionar.

Finalmente, creemos que no es ajeno a esta decisión, el gran tema que el diputado José Carlos Cardoso ha puesto arriba de la mesa y que ha calado hondo en el gobierno, y en todos los allegados al proyecto. ¿Con que porcentaje de las ganancias el Uruguay se va a dar por satisfecho respecto a riquezas que se encuentran en su territorio? ¿Con las que surgen de la legislación vigente o con las superiores ganancias a las que legítimamente podría aspirar? Pues se va a dar por satisfecho con el máximo posible, es decir aquellas que marcan el límite respecto al interés o desinterés de los inversores por seguir adelante con el proyecto. Partiendo de la base en todos los casos, como muy bien lo señaló el diputado, que es materia de previo y especial pronunciamiento el tema referido al medio ambiente.

Por ese creemos positiva la integración de una comisión multipartidaria, de técnicos y políticos, para hacer un diagnóstico de situación e intentar alcanzar una definición que goce del máximo apoyo posible. Como Partido Nacional vamos a participar de su trabajo inspirados como siempre en la mejor buena voluntad para proteger los intereses del país.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.