Portada » Columnistas

Un caudillo de 70 años

15/07/2011 1 Comentario

G. Roel Bottari

Hoy tengo 18 años, desde que tengo uso de la razón he escuchado el nombre de Luís Alberto Lacalle, y es que no podemos concebir la vida política sin ese gran nombre en homenaje a su abuelo.

“El nieto de Herrera” como lo llamaban en su juventud- más tarde se gano el que se olvidarán de su parentesco y lo llamaran por su nombre- comenzó a militar a muy temprana edad para la campaña que llevo al Partido Nacional –gracias al Viejo- a la victoria. Cuenta Lacalle que en un acto en Florida allá por el 58’ totalmente desprevenido sintió la mano de su abuelo en la espalda y que éste empujándolo le decía “hable mi amigo” y allí fue donde dio su primer discurso político, con tan solo 16 años. A este episodio se le podría llamar “el debut” -jocosamente- en la actuación política.
No por ser el nieto del político más emblemático del Partido Nacional creyó que habrían actividades que como militante él no debería hacer sino que por el contrario comenzó desde bien abajo; pintando carteles, haciendo pegatina, enfrentándose con otras brigadas…
Estas actitudes del joven fueron las que llevaron a sus compañeros a respetarlo y a mirarlo inclusive con admiración.

En 1971 ingresa al poder legislativo por vez primera como diputado hasta el golpe de estado del 27 de junio del 73. Tras el golpe  pública Resistencia Blanca periódico clandestino en contra de la dictadura por el cual es metido preso.

Luego de la muerte de Mario Heber funda el Consejo Nacional Herrerista -que vendría a ser el progenitor de lo que hoy es el Herrerismo- siendo electo senador en las elecciones de 1984 y transformándose además en un líder nacional con grandes expectativas.

Llegado el año ’89 siendo “la promesa” de la política nacional se transforma en uno de los presidentes electos por voto directo y popular más jóvenes que tuvo el país.

Realizó sin dudas el mejor gobierno que ha tenido el país desde la vuelta democrática hasta el día de hoy.

Sin dudas que fue un debe la famosa ley de empresas públicas, quizás por que los actores políticos del momento no fueron lo suficientemente capaces de explicarle al pueblo lo beneficiosa que habría sido su implementación o vaya a saber uno.

Durante años fue criticado el gobierno del Partido Nacional desde la izquierda por haber querido implementar la ley de empresas públicas, pero como hemos visto se han dado cuenta- quizá un poco tarde- ya que la ley que promulgó este gobierno simplemente que con otro nombre: Ley de Participación Publico Privado no es muy diferente a aquella iniciativa del Partido Nacional de los ’90. Hemos perdido 20 años pero más vale tarde que nunca.

Al finalizar su mandato y como sino fuera nieto de su abuelo padeció lo mismo que el Viejo en la década del ’40 lo que todos conocemos como Embestida Baguala campaña de desprestigio, de calumnias y de ataques al gobierno del Partido Nacional y a la figura de Luís Alberto Lacalle y su familia en especial.
Con 50 años las circunstancias cambiaron, la primera embestida fue inventando mitos del partido de Herrera y la otra creando casos de corrupción pero hacia el gobierno de Lacalle Herrera. No en vano dice que “en Uruguay el éxito se penaliza”
La providencia no ha querido que Qki -como solemos llamarlo los jóvenes- vuelva a ser presidente de la República pero ésta misma le ha dado salud para que lo tengamos dentro de la política partidaria y  la política nacional.

Sin dudas Luís Alberto es un político que los jóvenes debemos tomar como ejemplo para crear un camino dentro de la política y del Partido Nacional. Él es ejemplo –por lo que ha demostrado con actos y no con palabras- de humildad a la hora de trabajar, de perseverancia y lucha por la construcción de un país mejor, de honestidad intelectual y sobre todo de un amor a la patria digno de admirar.

Mejor en el camino que en la posada esa frase quijotesca que tanto le gusta y de la cual se ha abanderado refleja su vida y su accionar. Así comprendemos por que lo tenemos desde hace tantos años al frente de la actuación política, no es un tipo para estar sentado en su casa mirando la tele sino que es alguien que continuamente debe hacer algo- y si es por el país mejor-. Y gracias a Dios que esa frase refleja su vida. Algunos recordaran como luego de la intervención quirúrgica que tuvo en plena campaña electoral del 2009 expresó hay Qki pa’ rato. Al cumplirse 70 años de su nacimiento bien podemos decir que “hay Qki pa’ rato”…

 

1 Comentario »

  • Martha Olivera :

    Es el gran caudillo oriental Luis Alberto Lacalle, político por vocación, incansable en el trabajo, siempre aportando buenas ideas para bien de la comunidad, con espíritu revolucionario en la transformación de un país mejor.Coincido con Roel no podemos concebir la vida política sin este gran hombre, su trayectoria lo demuestra.
    “Mejor en el camino que en la posada” esta frase quijotesca que nos evoca a un Luis Alberto luchador incansable.
    Con sus jóvenes 70 años lo tendremos por mucho tiempo más en la política partidaria.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.