Portada » Columnistas

Saben como nos va a impactar

15/07/2011 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

“Nos va a impactar”, fueron las palabras del 3er. Ministro de Economía y Finanzas del Frente Amplio ante la incertidumbre mundial sobre la futura evolución de la economía de los países ricos y sus efectos sobre los países emergentes.

La bonanza en que el gobierno frenteamplista- Parlamento mayoritario y 100% de Ministros de la coalición- ha vivido desde 2005, a través de la abundante y creciente recaudación de impuestos (IVA, IRAE, IRPF y Aranceles de Importación) no le han permitido crear las condiciones de un Uruguay sostenible y menos vulnerable a los avatares internacionales donde como simple espectadores reaccionamos ante los hechos.

Difícilmente el 2do. Presidente frenteamplista del Banco Central del Uruguay pueda cumplir con una de las finalidades primordiales establecidas en la carta orgánica, “la estabilidad de precios con objetivos de crecimiento y empleo”.

La vulnerabilidad de nuestro país -entre muchas causas-, es también consecuencia de una pésima asignación de los mega recursos recaudados desde 2005 hasta ahora. Como no fueron suficientes los impuestos, endeudaron al país a máximos históricos desconocidos.

Saben que la tasa de inflación doméstica crecerá y muy probablemente por encima del 10% en 2011. Saben que la tasa de desempleo comenzará a crecer. Saben que la tasa de interés internacional subirá progresivamente. Saben que nuestras exportaciones descenderán. Saben que la recaudación fiscal comenzará un ciclo a la baja, etc., etc. Saben como nos va a impactar.

Nuestro comercio exterior muestra una balanza comercial deficitaria por us$ 615 millones a marzo 2011. El déficit de la cuenta corriente a la misma fue de us$ 522 millones. El déficit del sector público fue por us$ 561 millones. El déficit de la cuenta corriente se ha financiado con la entrada de capitales extranjeros y con pérdidas de reservas internacionales por us$ 378 millones.

Hoy, técnicamente el tipo de cambio, según destacados economistas se encuentra subvaluado entre el 20% y 30% y lo sabe el equipo económico. Siendo Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, el Presidente Mujica, amenazó con renunciar si el dólar caía de $ 24 (hoy $18) y el Vicepresidente y ex 1er. Ministro de Economía y Finanzas declaró en varias instancias durante la crisis del 2002, que nunca más se debería permitir el atraso cambiario. Saben que vamos camino a una corrección del tipo de cambio.

El déficit fiscal de 2011 estará cercano a los us$ 600 millones de dólares que habrá que financiar con nuevos empréstitos internacionales. Los uruguayos tenedores de depósitos en el exterior por más de us$ 8.000 millones de dólares no confían en este gobierno. Los inversores financieros, los capitales golondrinas, exigirán una mayor tasa de interés por sus capitales y tendrán muchísimas oportunidades mejores de inversión en los portafolios de los países de la deficitaria Europa (Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia, etc.) y aún en los Estados Unidos donde una excelente casa en Miami, en un barrio residencial, hoy sólo cuesta un poquito más de cien mil dólares.

La Reforma del Estado quedará en el olvido nuevamente. No han podido persuadir a sus socios comunistas y apoderados de los sindicatos uruguayos de la conveniencia de la competencia y de la gestión en manos privadas sin que ello les quite el sueño de la propiedad tan defendida como improductiva. La nueva ley de PPP introducirá un coste adicional en cualquier emprendimiento futuro que será presupuestado en el rubro “conflictos laborables” -vistos los anuncios de los trabajadores estatales- que terminará recayendo en los bolsillos de quienes pagamos impuestos.

Si los precios de los combustibles y los alimentos crecieran más de lo esperado, el poder de compra de los ciudadanos se verá reducido y comenzaremos de nuevo a administrar una nueva crisis que “nos va a impactar” a todos los que residimos en este país.

La prudencia expresada por el Presidente hacia las familias llega tarde, ya todas están endeudadas más allá de sus futuras posibilidades de pago a altísimas tasas de interés (más del 60%). El descontrol de artículos de consumo, automóviles y electrodomésticos importados junto con un su financiamiento en dólares (tasas encima del 25% anual) lo han permitido.

En 2012 un nuevo equipo económico nos explicará las causas de la crisis que nos va a impactar, que seguramente serán achacadas al exterior y no se asumirá ninguna responsabilidad ni mea culpa por la pésima asignación del mayor gasto de la historia del Uruguay sin el debido retorno.

Quizás nuevos impuestos como detracciones a las commodities serán planteadas como forma patriótica de ayudar al financiamiento del desexorbitante mega gasto estatal del gobierno de un frenteamplio emepepista.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.