Portada » Actualidad

El Poder Judicial y su imparcialidad

27/05/2011 1 Comentario

Juan M. Rodríguez

El 22 de marzo de 2010, hace ya más de un año, el Senador Penadés en sus clásicas columnas del Diario El País expresaba: “nos inquietó la información brindada por la nota que el periodista especializado en temas jurisdiccionales, Raúl Ronzoni, escribiera en el Semanario Búsqueda del 17 de febrero pasado, acerca de algunas características del Centro de Estudios Judiciales (CEJU)”.

Recordemos que entre las principales funciones de dicho órgano, se encuentran el diseño, la organización y el dictado de cursos de posgrado para aspirantes a ingresar a la Magistratura, así como la formación continua para magistrados del Poder Judicial y la consiguiente calificación de los aspirantes a integrar la Judicatura.

En tal sentido, según el periodista referido, “un alto porcentaje de los jueces en actividad no pasa por esas instancias formativas y del otro 50%, la mitad no supera la prueba psicológica de admisión

Razón que provoco que el Senador manifestara su honda preocupación, “dado que parece fundamental que nuestros jueces adquieran la formación indispensables para el ejercicio de tan importante función, que repercute de modo decisivo en la vida y hacienda de los ciudadanos”.

Hoy, catorce meses después de lo relatado, nos encontramos con una nota en el Semanario Búsqueda, donde se interroga a la titular del Juzgado Letrado en lo Penal de 7º turno, Dra. Mariana Mota, respecto a su participación el pasado viernes 20 de mayo, en la llamada “marcha del Silencio”.

En la breve conversación telefónica que entabla con ella el periodista, éste le comenta que varias fuentes le hicieron saber que ella había sido vista en la marcha del 20 de mayo, es más, encontrándose al lado del senador Oscar López Goldaracena.

A lo que la referida magistrada, sostiene “Yo estuve… estuve en la calle y estuve hablando con él pero no le voy a decir más nada. No tengo por qué decirle, si estuve o si no estuve, es mi vida”, y agregó “No tengo prohibida la palabra con nadie ni cuando me lo encuentro a alguien en una calle… No sé cuál es la prohibición que tengo para hablar con alguien en la calle”.

Claro está que la Señora jueza no tiene la palabra prohibida con nadie, ridículo sería sostener lo contrario; sin embargo, nuestra Constitución de la República en su artículo 77, numeral 4º establece: “Los magistrados judiciales… deberán abstenerse, bajo pena de destitución e inhabilitación de dos a diez años para ocupar cualquier empleo público, de formar parte de comisiones o clubes políticos, de suscribir manifiestos de partido, autorizar el uso de su nombre y, en general ejecutar cualquier otro acto público o privada de carácter político, salvo el voto”.

Es decir, lo que a comienzos de 2010 causaba preocupación, ni por casualidad se asemeja a la gravedad manifiesta cometida por la magistrada, participando en un claro acto público de carácter político, constituyendo una grave falta al Estatuto de los jueces.

Recordemos que la Dra. Mota tiene a su cargo investigar causas de violaciones de los derechos humanos, siendo quien procesó al ex dictador Juan María Bordaberry.

Desconociendo de esta forma lo preceptuado en el artículo 94 numeral 1º de la Ley 15.750 (Ley Orgánica de la Judicatura y de Organización de los Tribunales): “Los Jueces se abstendrán de expresar y aun insinuar su juicio respecto de los asuntos que por ley sin llamados a fallar”, y quien puede negar el hecho que participar de un acto de tales características no se encuentra sumamente vinculado a las causas judiciales sobre las que debe fallar.

De esta forma, no sólo el senador López Goldaracena siendo abogado defensor de familias de detenidos desaparecidos y patrocinante de varias causas contra militares acusados de violaciones a los derechos humanos, se encontraba impedido de sufragar la ley interpretativa de la Ley de Caducidad, sino que ahora una jueza ampliamente vinculada a la materia, participa de una manifestación pública para la cual se hallaba inhibida.

Llegó la hora que las formas se comiencen a respetar de una vez por todas, pues la justicia solamente se alcanza respetando “las formas” y “los contenidos”.

 

1 Comentario »

  • jaime :

    Muy bueno y fundado. Felicitaciones

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.