Portada » Destacado

¿Enemigos?

24/09/2010 6 Comentarios

Luis Alberto Lacalle

Un documento preparatorio del Congreso del Partido Comunista del Uruguay  recientemente publicado ha replanteado, con una visión tan antigua como peligrosa, líneas de conflicto político y social en nuestra nación que merecen un destaque y un comentario. No será ésta la única oportunidad en la que nos ocuparemos de ésta opinión pues la misma puede tener consecuencias de importancia, tanto en lo que refiere a los conflictos internos del Frente Amplio, como a el nivel en que se desarrollan los debates políticos generales.

Lo primero que surge en el análisis es una sensación de que para estos ciudadanos parece no haber ocurrido nada en los últimos cincuenta años, que les haga adecuar su pensamiento a un tiempo distinto como el que vivimos. Impasibles a las lecciones  -vaya si fueron duras- de la historia reciente. Repiten los mismos estereotipos de los años sesenta, de la guerra fría, de un país, un continente y un mundo transformados  radicalmente; prácticamente irreconocibles. Dudamos que haya otro Partido Comunista, en todo el mundo, que haya permanecido tan impermeable al cambio, tan conservador, tan antiguo como obsoleto.

El documento que comentamos no se priva de ningún cliché, no omite ninguna de las consignas pretéritas, usa un lenguaje que intenta volver la historia hacia atrás. Pero sobretodo es interesante recalcar que esos propósitos y eslóganes se lanzan al ruedo en momentos en que el Frente Amplio y mas concretamente, el candidato preferido por el comunismo, ejercen el gobierno y cuentan con mayoría parlamentaria. Es decir, cuando es posible para los izquierdistas llevar a cabo la obra de gobierno que deseen, por vías legitimas. Uno se pregunta hasta que punto esta envidiable situación política legitimada por el voto, es la deseada por los comunistas.

Mas allá de un análisis detallado, nos detendremos en una palabra que encierra todo lo que el resto del texto expresa en cada párrafo. Para los comunistas, los integrantes del Partido Nacional y las demás fuerzas políticas que no integramos la izquierda, somos “ENEMIGOS”. Las mayúsculas son necesarias porque a quienes leímos los documentos de referencia, nos estremeció el concepto. No somos ni adversarios, ni rivales, ni compatriotas que pensamos distinto. Somos enemigos y al enemigo hay que hacerlo desaparecer. Es terrible que esta manera de ver el país pueda prosperar,  sea trasladada a los muchachos de la UJC, es decir a los nuevos militantes del comunismo. De esta prédica solo pueden resultar días negros para nuestro país. Vuelta a la violencia, pues al enemigo se le combate en todos los terrenos, vuelta a la columna armada, vuelta a la descalificación de quien piensa distinto y por ende debe de ser eliminado.

Pienso en las sesiones del Senado y en el Senador Lorier a quien -como corresponde- saludo cuando nos encontramos en el Palacio. No me resigno a mirarlo de manera distinta pero se que ya no será con la misma tranquilidad que lo miraré. Ni con el  mismo ánimo que escucharé sus palabras. Me ve como enemigo. Algo se ha quebrado. Él no lo vivió como yo, pero el espectro de los sesenta ha salido del sepulcro donde creíamos haberlo sepultado y amenaza nuevamente envenenar el país de mis hijos y de mis nietos….

6 Comentarios »

  • ADEMAR :

    MUY BUENO EL COMENTARIO-ES UNA LASTIMA QUE NOS HEMOS DADO CUENTA DEMACIADO TARDE.-ADEMAS ESTA ESCRITO EN INFINIDAD DE ARTICULOS PUBLICADOS POR LA PRENSA Y OTROS MEDIOS Y QUE LOS PARTIDOS TRADICIONALES NO CREIAN-QUIZAZ DE BUENA FE.-HOY DESTRUCCION DE LAS FUERZAZ ARMADAS-DE LA POLICIA-COMISARIOS POLITICOS EN TODO EL PAIS-DESPUES VENDRAN LOS DE CADA CUADRA EN CADA UNA DE LAS CIUDADES DE NUETRO PAIS,.-

  • Arquimedes Cabrera :

    Esta es la clave de la derrota reciente: No hemos sabido confrontar a la izquierda en el plano ideológico. Peor aún, tenemos dirigentes que piensan que hay que parecerseles para “ganar votos”.
    Ingenuamente ignoran la gravedad de no predicar su concepción ideológico del mundo por mera ambicion electoral.
    El Partido Comunista sabe perfectamente lo que quiere, se enorgullese de ser el motor de la izquierda y cuando llegue el momento los deshecharan como cretinos útiles incacapaces de confrontar al corazón de su doctrina perversa, completamente antagónica a quienes se precian de ser Nacionalistas.
    Les pegarán un tiro en la nuca como al mas triste traidor.

  • Roel Bottari :

    Totalmente de acuerdo. Es algo para estar atento.
    Ningún uruguayo por más opuesto que sea su pensamiento nunca se podra tratar de enemigo ya que convivimos en democracia.
    Lo que pasa que estos muchachos del partido comunistas aún siguen con esas viejas banderas derrotadas por la democracia y no se han sabido adecuar a ella si es que lo quieren…

  • María Justina Martínez Usoz :

    Totalmente de acuerdo con el Dr Lacalle y demás comentarios.El comunismo utiliza los caminos de la democracia para llegar al poder,pero nunca lo fueron.Su historia está cargada de sangre y se trata de una ideología “intrinsecamente perversa”.
    Recordemos las sabias palabras de Pío XI en 1937:”el Comunismo al principio se manifestó en toda su criminal perversidad,pero pronto advirtió que de esta manera alejaba de sí a los pueblos,y por ésto ha cambiado de táctica y procura ahora atraerse las muchedumbres con diversos engaños,ocultando sus verdaderos intentos,bajo el rótulo de ideas buenas y atrayentes.”..a eso le podemos llamar el progresismo de hoy.

  • jorge :

    El comentario del pte.Lacalle es muy importante ya que el comunista siempre penso eso o estas con mis ideas o sos mi enemigo y no quieren reconocer que su ideologia ya fue por algo cayo el muro lo que esta quedando son dictaduras retrogradas que solo se enriquesen a costa del hambre de sus pueblos.

  • Fernando Pintos :

    Su materia prima, el resentimiento. Su modus operandi, jun desafortunado mix entre la aldea lacustre y la caverna del troglodita. Su ideología se caracteriza con apenas un par de frases. UNA, que les pertenece: el fin justifica los medios. OTRA, que tomaron del Dr. Goebbels: una mentira que se repite mil veces se convierte en verdad. He ahí, de cuerpo entero, a los comunistas uruguayos y, poner mucha atención a esto, también a sus compañeros de ruta, los seculares «cretinos útiles». En fin, que desde hace décadas se ha permitido, en Uruguay, que estas alimañas se fueran apoderando de los sindicatos, de la educación, de la Universidad de la República, así como de un montón de otras instancias fundamentales. Y de la misma manera que un Lenin requirió a un Kerensky para perpetrar su golpe de Estado (ya que llamar «revolución» a ese putsch no es otra cosa que una de tantas farsas semántico-ideológicas), en Uruguay los dinosaurios del PC y sus compañeros de ruta tuvieron los suyos: un Sanguinetti, por ejemplo. Y cuando usted, Doctor Lacalle, quiso impulsar, entre tantas iniciativas importantes, una privatización de las telecomunicaciones, se vio frustrado por los votos de un pueblo alienado. En la práctica, tenemos ahora el gran peligro de todo este zurdaje malévolo y apátrida, soñando con convertir a Uruguay en réplica de la Cuba castrista. Pero la inmundicia empezó mucho antes. La gran desgracia de Uruguay comenzó a incubarse en Masoller, más de cien años atrás.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.